Naturalmente California


Ver san francisco secuoia en un mapa ampliado

Gracias por pasar nuevamente por nuestra página, seguimos recorriendo Estados Unidos en esta especie de zig-zag que planteamos con el objetivo de conocer más un país cuya extensión es muy grande y no queríamos pasar de largo sólo por la costa.
El 16 de junio de 2013 estábamos cruzando el desierto de Nevada rumbo a California. Nos tomó tres días llegar a Santa Rosa, al norte de San Francisco, atravesando un terreno de varios cientos de kilómetros en donde no hay absolutamente nada, sólo una autopista y un paisaje salitroso a sus orillas.


Camiones gigantes, incluso algunos con tres acoplados, nos pasaban sin ningún tipo de problema mientras nosotros luchamos para que la temperatura de la Besta no se dispare. El clima es realmente agobiante y hace que uno se pregunte cómo hicieron los pioneros norteamericanos para atravesar este desierto caminando o en carretas.
A la tardecita ubicábamos un lugar para dormir e inmediatamente pasábamos al operativo “enfriamiento de la Besta” que consistía en levantar los asientos (debajo de los mismos está el motor) para que pierda temperatura lo más rápido posible mientras manteníamos puertas y portones abiertos. Sacábamos todo lo que podíamos del interior para ventilarlo también, incluidos colchones y ropa de cama. Después de tres horas recién podíamos armar todo otra vez y acostarnos, aunque igual el calor dentro de la camioneta era infernal.
Pero el curso del destino giró súbitamente y nos puso en frente una pareja de norteamericanos salvadora. Bueno, en realidad no fue el destino sino que nosotros los llamamos por teléfono. Anita y Rob son un matrimonio que conocimos cuando atendíamos los negocios de venta de cigarros y habanos en Playa del Carmen, México.


Nos dejaron su número para que los llamemos cuando estemos cerca de San Francisco y así lo hicimos. Nos trataron absolutamente genial y recorrimos bastante la zona con ellos. La misma se encuentra en el núcleo vitivinícola californiano. Obviamente no faltó la degustación de estos excelentes vinos.


El fin de semana fuimos a una de las ciudades más famosas del mundo, San Francisco. El Golden Gate (La Puerta Dorada) es uno de los puentes que la unen con las ciudades satélites.


Al ser domingo había mucho movimiento en la zona de la Marina, lugar ideal para observar la archi-conocida cárcel de Alcatráz.


Para los que hayan visto “Fuga de Alcatráz”, con Clint Eastwood sepan que se llega nadando tranquilamente a la costa.
Fueron tres días geniales donde cargamos las pilas a tope. Nos despedimos de Anita y Rob llenos de regalos y seguimos para el sur, más precisamente a la ciudad de Milpitas, cerca de San José. Allí nos encontramos con Leo, un amigo de Guille que se había ido de Argentina hacía 14 años, nada más ni nada menos.


Trabaja varias horas en un restaurant y fue por eso que no pudimos compartir tanto como hubiésemos querido con él, pero así y todo no faltaron las cervezas y unas buenas horas de charla como para ponerse al día. Leo vive en el llamado Silicon Valley, lugar donde están instaladas varias de las empresas más importantes de tecnología como Google, Facebook o Cisco. Las oficinas de esta última ocupan la superficie aproximada de nueve manzanas. Le agradecemos mucho a Leo por los regalos y su exclusivo tour por los restaurants de comida oriental.
La zona es uno de los centros de consumismo más agudo, todo es grande, todo está a la venta y por supuesto todos compran. Los Fast Food (locales de comida rápida) están por todos lados ya que la gente no se toma su tiempo para almorzar, se hace todo rápido para salir corriendo a su trabajo y seguir generando dinero para poder consumir aún más. Los Walmart son tan grandes que para ir del sector de las frutas al de los artículos de limpieza deberían poner un servicio de autobús. Las autopistas son las más anchas y mejor señalizadas de todo América, pero así y todo no dan abasto por la cantidad de vehículos que circulan. Cada familia tiene más de dos autos y todo el mundo viaja solo. Existe un carril especial en algunas autopistas para los que hacen “pool” que significa viajar de a dos o más personas en el mismo vehículo con el objetivo de que se aproveche mejor el combustible y también para descongestionar las grandes vías. En resumen, se vive a otro ritmo, muy diferente a lo que conocíamos hasta ahora de este país. No decimos que está bien o mal, sólo recalcamos la gran cantidad de matices que existen con respecto a los estilos de vida dentro de un mismo país.
Para los ñoquis del 29 de junio llegamos a otro parque nacional muy famoso llamado Yosemite, arriba de la cadena montañosa conocida como Sierra Nevada. El lugar es absolutamente espectacular aunque no tiene un solo rincón gratuito donde pasar la noche, por lo que sólo estuvimos de día.


Así y todo vimos la cascada más alta de Norteamérica, de 739 mts. de alto y varios otros puntos con vistas sorprendentes.
También pudimos ver las primeras secuoyas, aunque nos dijeron que esas eran chiquitas comparadas con las del Parque Nacional Secuoyas, dato que ya comprobaríamos en un futuro cercano.
Al otro día bajamos las montañas hasta el valle central californiano, casi a nivel del mar. Fresno es la ciudad más importante aunque nosotros hicimos noche al lado de un río cercano ya que hacía mucho calor para dormir en un estacionamiento.


Esta es la zona productora de naranjas, duraznos y uvas más importante del estado de California, por lo cual nos dimos una panzada de rica fruta. También nos tocaron los tres días más calurosos del año, aunque algunos afirman que fue record histórico, con temperaturas de más de 44 grados centígrados. Con ese calor el operativo “enfriamiento de la Besta” ya no funcionaba y llegamos a tirarle baldazos de agua de río encima a la camioneta para enfriarla. El viento caliente era sencillamente insoportable.


Fueron días muy duros que sólo pudimos sobrellevarlos gracias al agua de deshielo del Kings River, proveniente de las cumbres de la Sierra Nevada.


El 4 de julio de 2013 subimos nuevamente a las montañas para visitar el Parque Nacional Secuoyas. Quedamos muy impactados por el tamaño y características de estos árboles. Su corteza es tan gruesa que resisten incendios, pueden vivir miles de años y son los seres vivos más voluminosos de la Tierra.


Tampoco son afectados por los insectos u hongos ya que segregan una sustancia que los repele. Su único punto débil son las raíces poco profundas que poseen, lo cual hace vulnerables a estos gigantes en terrenos fácilmente erosionables o con grandes vientos. Las dos causas de muerte de las secuoyas son su caída natural y la tala del ser humano.


En un pasado no muy lejano el hombre taló gran parte de las secuoyas para aprovechar su madera. Se necesitaban dos semanas completas de trabajo para que dos personas logren cortar uno de estos árboles con sierras enormes y hachas. El problema era que al caer, el gigante se partía en miles de pedazos debido a su gran volumen y a sus fibras mucho más cortas que las del pino, su vecino en el bosque.
Un guardaparque nos contó que las secuoyas no se pudren nunca una vez caídas y que había algunas en el bosque con varios siglos en el piso. La madera es tan resistente a la humedad y a los insectos que fue utilizada como sostén de los viñedos del valle californiano. Algunos de estos postes tienen más de 100 años.


El árbol más grande del mundo es uno conocido como el General Sherman. Con 2200 años de edad, más de 1.000.000 de kilos de peso y un diámetro en su base de más de 11 metros.


Pasamos algunos días más en el Parque Nacional Secuoyas admirando los árboles y disfrutando de la “national forest” vecina como lugar para dormir.


Una de esas tardes, en un estacionamiento empezamos a escuchar un gran barullo de gente como si de un festejo se tratara. Habíamos cruzado a un contingente muy grande de chinos pero llegamos a la conclusión que ellos no podían ser ya que en general son personas muy relajadas. Al final dimos con el origen del alocado revuelo, un grupo de argentinos muy divertidos que vivían hacía tiempo en Estados Unidos. Inclusive la gran mayoría eran de Bahía Blanca. Con ellos pasamos un día espectacular que culminó con un glorioso pollo al disco, manjar que se le hacía esquivo a los viajeros hacía unos tres años.


Es todo por ahora, trataremos de ir poniéndonos al día después de esta larga ausencia cibernética, muchas gracias a todos los que cotidianamente hacen posible este viaje.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

Hermosisimas las fotos de Yosemite y las sequoias! Y Leo! Qué grande! Hasta parece una persona seria! Besitos. Mrs Nora

Anónimo dijo...

impresionante vistas de las secuoyas, parecen increibles sus tamaños. Que sigan y sigamos disfrutando de esta travesia. Un beso enorme desde Medio Oriente.
Papa Alf

jorge dijo...

Hermosas vistas! impresionantes paisajes. Que lindo que nos permitan seguir disfrutando!

Anónimo dijo...

ciao ragazzi, sono Agnese ci siamo incontrati in Messico laguna Bacalar e mi avete venduto una collana bellissima. Ci siamo rivisti 2 giorni dopo a Mahahual in un bar.Sono ritornata a casa , in Italia,dopo quasi 5 mesi. In gennaio 2014 sono pronta a ripartire per gustarmi il mondo. Un abbraccio

aprendiendo a viajar dijo...

ciao Agnese, gracias por el mensaje! nos acordamos de usted! si quiere puede escribirnos por privado a aaviajar@gmail.com para que lado del mundo parte en 2014? tal vez nos volvamos a encontrar! un abrazo!!

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO