Una animalada

Our BOOK available for US and Canada now!!! You can buy it online =)







Ver Indicaciones de ruta en automóvil hacia Reno, Nevada, Estados Unidos en un mapa ampliado

Bienvenido a un nuevo capítulo de esta especie de diario de viaje público que nos permite transmitir lo que va ocurriendo día a día en nuestra travesía por América.
El 29 de mayo de 2013 fuimos a visitar a un estadounidense de nombre Thayne que conocimos en el parque nacional Bryce junto a su pequeño hijo de tres años. En seguida nos invitó a su casa de Salt Lake City y nos dimos cuenta que ellos llevan una vida bastante especial y divertida. En las plazas y parques Thayne monta un puesto para que los chicos naveguen unos veleritos de madera de forma totalmente gratuita. Por supuesto que estuvimos compitiendo con ellos aunque la voluntad del viento parecía ser el factor más importante para la victoria.



También fuimos a jugar con un paracaídas el cual se infla y todos los nenes se meten dentro. Aparentemente es un imán para las criaturas ya que en pocos minutos había más de cuarenta pibes dentro saltando y gritando como locos, pura diversión. Theo, el nene de Thayne, también participaba de todos los juegos que organizaba su padre y al vernos jugar a nosotros también no paraba de decir “funny” (divertido), por lo cual le quedó el apodo de forma oficial.



Fueron unos días en los que volvimos a ser niños por un tiempo, a la vez que sellamos una profunda amistad con Thayne y “funny”.




Con respecto a Salt Lake City podemos decir que es la cuna de la comunidad mormona en el mundo, con millones de personas que pertenecen a la religión, que a propósito surge hace pocas décadas en los Estados Unidos. La ciudad, enmarcada por montañas de cumbres nevadas, es absolutamente hermosa.



Tiene varios parques enormes con lagos, un centro comercial con un techo móvil de una cuadra de largo, mucho verde y algunos rincones interesantes para visitar. Salir de la ciudad ese domingo se complicó un poco ya que había un desfile de la comunidad gay y las calles estaban todas cortadas con una tremenda fiesta.



Seguimos rumbo al norte y ya estábamos en el corazón de los Estados Unidos (en el centro tirados para la izquierda si uno mira el mapa), descansamos un día en medio de tanto viaje en un lugar espectacular rodeados de naturaleza.
Llegamos a una pequeña ciudad llamada Jackson Hole es muy pintoresca y bien preparada para el turismo.



Nosotros fuimos directo a una placita para ver si encontrábamos donde pasar la noche. Todavía estábamos viajando con nuestros amigos Ema y Luli y su Fiorino. Estábamos junto a ellos en esta placita cuando del lodge que se encuentra cruzando la calle nos llaman. Una mujer llamada Tilly nos comentó que ella también solía viajar mucho y que le encantaría obsequiarnos una copa de vino en el restorán. Así que aceptamos con gusto a pesar de que no encajábamos mucho dentro del lujoso lugar. Era verdaderamente de alta categoría, demasiado para lo que estamos acostumbrados.
Es curioso como uno puede estar un día cocinando arroz con fuego de leña y lavando los platos en el arroyo y al otro día tomando un trago en un lujoso restaurante. La vida da sorpresas dicen y lo creemos. Al final terminamos durmiendo muy plácidamente en el estacionamiento de Tilly, afuera de su casa.
El próximo destino fue un parque nacional que posee un nombre particular. Es el Grand Tetón National Park. Lejos de ser una casualidad, el nombre se refiere a los pechos de la mujer debido a los grandes picos que se pueden observar desde lejos en todo el parque. Lo curioso es que ninguna persona por acá parece saber de dónde proviene el nombre ya que es francés.






El lugar es único y la verdad digno de admirar, no sólo por su cadena montañosa sino también porque se pueden ver varios animales, aunque los osos se nos seguían escurriendo de la vista. De todas maneras pudimos ver varios ciervos, venados, coyotes, etc.


Bambi es el más curioso del bosque.



Al otro día por fin llegamos a otro punto emblemático dentro de este país, el famoso parque nacional Yellowstone. El parque es muy grande y atravesarlo requiere trepar bastante con la camioneta aunque quedamos maravillados.




Totalmente recomendable para visitar. Se pueden encontrar géiseres que lanzan chorros de agua a varios metros de altura, montañas nevadas, bosques con cascadas gigantes, piletones multicolores de agua caliente, etc.







Pero sin duda lo más espectacular del lugar es la variedad de animales que uno, si es afortunado, puede encontrar. Nosotros pudimos ver algunos osos, incluso a una mamá osa con dos crías.


Foto gentileza PorAmericaAndando



También nos topamos con varios bisontes, los más grandes y pacíficos del parque, aunque si se enojan pueden volcar fácilmente la camioneta de un topetazo.




Buscando lugar para dormir cerca del parque le preguntamos a una gran familia sin pensar que nos invitarían a los seis a cenar y dormir frente a su cabaña. Eran verdaderamente amables y pudimos navegar en su canoa por un lago hermoso.




Quedamos muy contentos con Yellowstone, aunque también significó la despedida con nuestros compañeros de ruta Clara, Joaco, Luli y Ema. Ellos seguían rumbo a Alaska y nosotros regresábamos ya que queremos recorrer un poco más este país antes de cruzar la próxima frontera. Fue extraño volver para el sur estando a tan sólo 500 kms. de Canadá, pero sabíamos que era provisoriamente.
Volvimos por nuestros pasos hasta Salt Lake City, pasando otra vez por Yellowstone y el Gran Tetón, donde pudimos encontrar la figurita que nos faltaba en el álbum de animales. Un alce bastante grande apareció en el arroyo y nos lo quedamos viendo por una hora entera como si de un extraterrestre se tratara.





Afton, famoso por su arco hecho con cuernos de ciervos. Por lo que averiguamos no son producto de la cacería sino recolectados en el campo por un cambio que se produce naturalmente, vaya uno a saber…

A la vuelta en Salt Lake City pasamos de nuevo por lo de Thayne y Theo (funny) y conocimos a su mamá Christina. Con ellos fuimos a conocer el lago salado el cual da nombre a la ciudad.





Para cerrar este ultra resumen de esta gran cantidad de lugares que conocimos por esta zona de los Estados Unidos nos fuimos para California. Pero para llegar a ese estado tuvimos que atravesar el desierto de Nevada, un lugar inhóspito donde lo único que se ve al costado de la ruta es sal en grandes cantidades.



Además el sol y el calor son implacables. Nos tomó tres días recorrer el trayecto hasta llegar a California en los que el rigor del verano ya presente se hizo sentir con dureza.
La próxima les contaremos todo sobre el famoso estado de California, más conocido como el Estado Dorado. Muchas gracias por leernos y por los mensajes de aliento, hasta la próxima!!


12 comentarios:

Anónimo dijo...

Como siempre, un lujo las fotos!

Silvinisima =)

Anónimo dijo...

Qué grande, chicos, especialmente por el bicherio! Absolutamente hermoso! Mrs Nora

Anónimo dijo...

bellisimos lugares, de ensueño! increibles relatos, parece q viajamos con ustedes! hermoso todo chicos, sigan disfrutando! besos enormes! flia. Roldan!

Anónimo dijo...

que gigantesco, que hermosura. Nada que ver de lo que vivimos hasta ahora. Muy feliz dia para los dos. un beso enorme y hasta prontito.

Anónimo dijo...

era papa Alf

Ana dijo...

la verdad cada actualizacion, es un compartir este hermoso desafio con ustedes..IMPACTANTES FOTOS....

Anónimo dijo...

Gracias por permitirnos compartir tanta maravilla (grrr de envidia jajaja) todo impecable genios. Abrazos de Edgardo de Bahía en el día del amigo (acá, no se allï)

jorge dijo...

Hermosos paisajes y muy lindo el poder recrearnos a traves de sus narraciones.
Una maravilla. Mucha merde en lo que resta !!!

Rick dijo...

Muy lindo el viaje, me encanta el relato y les deseo mucha suerte.
Yo tambien vivo en California desde hace muchos años y me gustaria algun dia hacer el viaje que ustedes hacen.
Mucha suerte.
Ricardo

Joaquín Zaldívar y Clara Oyuela dijo...

Che, soñé algo tan vívido que tengo que preguntarles si realmente pasó..
Soñé que cruzábamos una frontera, a Canadá creo, con ustedes, la Westy y la Besta, en eso me bajo a hablarles, a decirles alguna pavada, como de costumbre y Guille me dice:
-Mirá (mientras se pone a cantar el "Meneaito")
Al mismo tiempo aprieta un botón rítmicamente y las suspensiones de su camio se bajan y empieza a contornear sus caderas (si es que las tiene) y a bailar al ritmo del canto pegadizo, salido de la boca de Guille.
Bueno, si no pasó no importa, se los comparto para poder deleitarse con la imagen, al menos, de la Besta bailando el Meneaito.
¡Qué buen sueño!
Abrazossss!!! Mucha suerte con los próximos pasos!
Joaquín
PD: Hay más fotos gentileza de poramericaandando, pero como los quiero mucho no los voya denunciar.

Anónimo dijo...

jajajajjajajja me mato el mensaje de joaquin jajajja...grandes chicos y lamentablemente me imagino tu suenio jajajajaj saludos a los cuatro...angie y camilo*

Anónimo dijo...

Hola Chicos !! como están? los vengo siguiendo silenciosamente desde su paso por Córdoba, febrero del 2011, cuando tuve oportunidad de conocernos gracias a un problemita eléctrico en la Besta !!! La verdad que el silencio de radio desde mediados de Julio me tiene intrigado y preocupado. Espero que estén super bien y pasandola de diez !!! Por favor aunque sea un punto y coma (;) para saber que estan bien y disfrutando del viaje !!!
Afectuoso saludos para ambos .-
Nestor

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO