Es hora de hablar inglés


Ver parques de eeuu 1 en un mapa ampliado

Bienvenido estimado lector a un nuevo capítulo de este viaje por el continente americano que, a propósito, ya lleva dos años y medio con casi 50.000 kms. recorridos.
El 6 de mayo de 2013 nos encontrábamos en la frontera entre México y Estados Unidos, la cual es conocida como Nogales-Tucson, acompañados de nuestros amigos Luli y Ema, viajeros argentinos que ostentan el record Guinness de cantidad de pavas de mate cebadas diariamente. Los cuatro estábamos ansiosos por ingresar al país más poderoso del mundo empujados por la intriga de como es el estilo de vida, las costumbres y demás aspectos en la tierra de los famosos Miguel (Jordan, Jackson y Mouse).



Tanto habíamos escuchado sobre la curiosa sociedad estadounidense que la intriga era de un tamaño considerable. A lo largo de la historia del mundo la civilización más poderosa, desarrollada, dominante o como prefiera llamársele fue cambiando de lugares geográficos. Desde los egipcios, chinos, romanos, etc., tuvieron su imperio en distintos puntos del globo. Hoy en día ese centro de poder se encuentra en los Estados Unidos y nosotros teníamos la posibilidad de visitarlo para intentar despejar muchas dudas existentes.
Pero lamentablemente la cosa comenzó de la peor manera. En la frontera nos hicieron bajar de la camioneta, entregar las llaves a un policía y nos llevaron a una “oficina” cuya puerta era una reja enorme con cerradura electrónica de la cual no conocíamos la clave, por supuesto. En pocas palabras… nos encerraron en una celda. No nos permitieron estar presentes mientras hicieron la revisión de la camioneta y ni siquiera podíamos pararnos donde nos encontrábamos, debíamos permanecer sentados o sino “el guardia se podía enojar”. Después de una hora interminable por fin vino el policía y nos dieron el permiso para ingresar al país. Una vez adentro la cosa cambió súbitamente y el ánimo de estos humildes viajeros se tornó muy agradable.
El primer estado que visitamos fue Arizona, el cual parecía ser mitad latino y mitad “gringo”. En realidad fue territorio indígena no mucho tiempo atrás, aunque actualmente sólo se pueden ver nativos en las reservas. Hace 100 años estas tierras también pertenecían a México pero luego cambiaron de manos vaya a saber uno por qué.
Esa misma tarde llegamos a la casa de una familia bahiense que hacía muchos años que vivía por estos lados. Nos recibió Florencia y su marido en su casa en la hermosa ciudad de Tucson. Con ella recorrimos los barrios más modernos y la zona histórica, llena de casas hechas de adobe muy bonitas. También compartimos un día con su hermana Carla, otra anfitriona de lujo. Quedamos muy agradecidos con ellas ya que nos trataron de maravillas y nos ayudaron con varios aspectos importantes.



Lamentablemente debíamos continuar viaje ya que había mucho por recorrer. el siguiente destino era nada más y nada menos el Gran Cañón del Colorado. Pero como había demasiada distancia hacia allá hicimos escala en un pueblito llamado Sedona que nos encantó por su paisaje contrastante entre el verde de los árboles y el rojo de las piedras.



Después de algunos días en Estados Unidos nos dimos cuenta que nuestra manera de viajar iba a cambiar sustancialmente. Primero que todo, era muy difícil encontrar un lugar público para estacionarnos y dormir. Esta es una práctica que está prohibida en casi todos lados, es por eso que debíamos encontrar la manera de dormir gratis sin meternos en líos con la policía. El segundo punto que notamos es que la Besta no está preparada para las grandes autopistas, donde todo el mundo pasa corriendo incluso los camiones. No podíamos mantener un ritmo razonable en estos verdaderos ríos de vehículos, lo cual hizo que tomemos la decisión de evitarlas lo máximo posible. Desde ese momento recorreríamos EEUU por caminos secundarios como creemos es el deseo de la tortuguita de nuestro logo.
A pesar de que nos desviamos del relato en cuestión, hablando de rutas y autopistas, nos encarrilamos nuevamente en lo acontecido en este inmenso país. Llegamos al Cañón del Colorado con mucha expectativa por conocerlo y además por que habíamos quedado en reencontrarnos con Clara y Joaquín, los viajeros con los que cruzamos en velero de Colombia a Panamá y con los cuales no nos veíamos hacía casi un año. Cuando aparecieron nos sentimos muy emocionados de volverlos a ver y no paramos de conversar por aproximadamente tres días ininterrumpidamente. Ahora la cosa se transformaba en caravana ya que eran tres las camionetas que avanzaban juntas por las rutas (secundarias) de los Estados Unidos para lograr llegar a Alaska.



Con respecto al Cañón, es demasiado para describirlo verbalmente, simplemente es maravilloso el lugar, el río Colorado socavó la tierra por millones de años formando una hendidura en la tierra de varios kilómetros de largo. Mejor dejamos que las imágenes muestren un pedacito de lo que no podemos expresar.







Para los viajeros en vehículo podemos aportar dos tips interesantes: primero, es conveniente comprar el acceso anual a todos los parques nacionales que cuesta U$s 80 por camioneta (4 personas) ya que sino la entrada a cada parque cuesta en promedio U$s 25 y si quieren visitar 8 o 9 parques les va a salir carísimo. Segundo, visitar los parques de día pero dormir en las “National Forest” que se encuentran en los límites, ya que si bien no tienen ningún servicio son gratuitas y totalmente hermosas.


Desayuno en la national forest

Otros lugares que utilizamos mucho para dormir gratuitamente son las llamadas Rest Areas, lugares al costado de la ruta de carácter público y construidas con el objetivo de que las personas descansen después de manejar por un buen rato. Lejos de ser sólo un bañito con estacionamiento nos encontramos con lugares espectacularmente preparados para recibir a la gente, con baños impecables, un museo, orientación turística y hasta calefacción dentro del recinto.




Los lugares pagos para acampar dentro de los parques están saturados de gente, casas rodantes, motorhomes gigantes y encima son carísimos.
Dejando de lado estos consejitos que consideramos útiles para los viajeros “gasoleros” seguimos con el relato por las rutas de Arizona. El 12 de mayo llegamos al lado norte del Cañón del Colorado pero estaba cerrado por mantenimiento así que enfilamos las naves hacia el Parque Nacional Zion, ahora en el estado vecino del Utah.


Bisontes pastando cerca del Parque Nacional Zion




La Besta se vio muy exigida por estos caminos ya que las subidas y bajadas son muy frecuentes.
Festejamos el cumpleaños número 31 de Joaquín en el salón de fiestas que llevamos en la Besta. El clima estaba muy frío debido a la altura así que la carpa comedor fue el mejor refugio para que nuestro amigo celebre un año más de vida.


Por motivos de comodidad para el fotógrafo los invitados se retiraron del salón, luego reingresaron para disfrutar las delicias sobre la mesa.

El siguiente parque que visitamos fue el Bryce Canyon, con paisajes que nos dejaron boquiabiertos. Para donde uno mira puede encontrarse con la tierra esculpida por el viento y el tiempo.




También quedábamos boquiabiertos cada vez que íbamos a un baño público dentro del parque y encontrábamos jabón, agua caliente, papel y demás lujos invalorables.
El 23 de mayo seguimos festejando, esta vez el cumple del otro conductor de la caravana, nuestro amigazo Ema cumplía 26 años y lo celebramos en Escalante, en medio de la naturaleza total.
Luego de varios kilómetros más llegamos a Moab, un pueblito hermoso a pasitos del parque nacional Arches, famoso por sus arcos de piedra de formas muy locas.





Es todo por esta entrada, esperamos que haya sido interesante y útil a la vez, o por lo menos una de las opciones. Muchas gracias a todos los que nos dejan mensajes de apoyo y cariño, nos hacen muy bien. Y los lectores que tengan consejos y sugerencias también serán bienvenidas, nos ayuda a mejorar día a día el contenido de la página.
Gracias amigos!! Hasta la próxima.

12 comentarios:

Anónimo dijo...

Chicos, qué lindo!!! Pero ya es hora de ir a .... adonde los lleve la Besta! Los amo. Mrs Nora.

Anónimo dijo...

Hermosos paisajes y lugares chicos!! beso grande de los 4 Xime

Por las Rutas del Mundo dijo...

Hola chicos!! Dejando de lado la experencia de la celda, que buena onda todo lo demas!!! :) Los molestamos con una preguntita... vieron por casualidad si esta permitido o no el ingreso de mascotas a los parques nacionales?? No decimos de bajarlos, sino que ingresen con uno y se queden en el vehiculo :), los seguimos desde aqui, ya preparandonos para salir a recorrer America !!

Anónimo dijo...

que genios cada ves que leo los relatos me dan ganas de largar todo y arrancar , ya sera mi tiempo ...

EFRAIN dijo...

HOLA AMIGOS QUE BIEN YA LES FALTA UN POCO PARA LLEGAR
ECHENLES GANAS
QUE DIOS LES CUIDE Y LES PROTENJAN
SUERTE

Anónimo dijo...

fotos y video alucionantes. Lugares totalmente distintos a los que mostraban ultimamente. Fascinante y como siempre, impecables relatos.
uds. son mis DELINCUENTES favoritos, y les queda llamarlos BONIE ANDA CLYDE.
Besos y hasta prontito
papa Alf

Anónimo dijo...

Hola, Victor desde El Vigia Estado Merida, Venezuela; saludandolos y deseandoles exitos y perseverancia. Cuando regresen, por aqui a la orden. Gracias por compartir sus impresiones. Dios les bendiga

marquitos dijo...

guillote y aime !! van re bien! esos lugares increibles no paran de sorprender hoy me dedique un buen rato a la pag para actualizarme habia dejado en costa rica ja , es admirable lo suyo sacaron un libro!! ahora a seguir con esta aventura ! les mando un abrazo y sigan difrutando , toda la suerte!!

marquitos (gatiuz ja :P)

pd: algo para mejorar en la pag , es ordenar los post y paises a medida q van visitando.

LENIN URDANETA dijo...


Aime Guille....

Saludos super Van muy bien Ma cerca que nunca, creo que la proxima aventura los llevara a australia...jejejejejejejej, es increible, pero nunca han estado solos... nos gozamos...un abrazo.

Andrea Suarez dijo...

Hola!! Muy bueno el posteo, con mi marido hicimos un recorrido similar con una 4x4 alquilada y tuvimos las mismas impresiones, los paisajes son alucinantes. Nuestra máxima complicación fue el tema del alojamiento porque nosotros no sabíamos justamente que no se podáa estacionar y dormir en lugares públicos y recién me entero que en los parques existe esa posibilidad. Lo que hicimos es utilizar internet y comparamos precios de hoteles a través de sitios como www.booking.com, www.tripadvisor.com.ar, y www.trivago.com.ar y fuimos reservando habitaciones de bajo presupuesto a medida que nos acercábamos a las paradas. Nuestro lugar preferido fue sin dudas Cañón del Colorado, de hecho volveríamos a hacer el viaje pero esta vez en plan menos aventurero!

Anónimo dijo...

Si puedes entrar con mascotas a los parque nacionales,

naz dijo...

hola chicos! aca haciendoles el aguante desde Australia! Que lindo lo q estan haciendo!! Mi marido y yo estuvimos viajando con una van similar por Australia y Nz , les dejo nuestro blog www.nazaynacho.blogspot.com
exitos!!!!!!

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO