De Guatemala a Guate..Mejor!


Ver Indicaciones de ruta en coche para Rabinal, Baja Verapaz, Guatemala en un mapa más grande

El ingreso a Guatemala, el último país perteneciente al grupo denominado “C4”, lo hicimos junto a nuestra pareja de amigos Angie y Camilo. Planeamos estar en el país casi dos meses que es el tiempo que nos quedaba de permiso para Centroamérica y teníamos que movernos ya que Guatemala posee un territorio bastante grande y con una geografía complicada para transitar, lleno de volcanes y lugares de altura.



Haciéndose de noche nos metimos en el centro de la ciudad Capital con intenciones de atravesarla rápidamente y seguir hasta Sumpango, un pueblito cercano donde teníamos una persona que nos estaba esperando. Pero la tristemente célebre “hora pico” nos atrapó y nos obligó a observar muy bien esas treinta cuadras que recorrimos a paso de hombre por algo más de 2 horas en medio de un mar de automóviles interminable. Al fin pudimos salir del caos citadino y emprender el rumbo hacia Sumpango donde nos recibió Adán (con el acento en la segunda A) ese 21 de septiembre de 2012, el cual para nosotros no iba ser día de primavera como estábamos acostumbrados ya que en este hemisferio comenzaba el otoño.
Sumpango es un pueblito muy tradicional y con la mayoría de la población indígena o descendiente de éstos. Es muy interesante conocerlo ya que se pueden observar verdaderas tradiciones muy arraigadas desde tiempos inmemorables. Con Adán de guía pudimos asistir a un baile típico donde se muestra a través de la danza la turbulenta relación entre el español conquistador y la gente nativa.



El mercado del pueblo abastece a la gente de frutas y verduras de lo más variadas haciendo de éste un festival de color.



Además de vegetales en el mercado se pueden encontrar cosas muy curiosas como remedios caseros para todo, cocinas de barro o piedras calizas. Estas últimas son utilizadas para evitar que las tortillas de maíz se peguen. Es mucho más económico que el aceite. Las mujeres están vestidas todas con ropa tradicional completamente bordada a mano con diseños muy complejos.



Inclusive todavía se utiliza el lavadero de ropa comunitario, una especie de fuente de un cuarto de manzana de tamaño donde las señoras van a lavar la ropa todos los días.



Con Adán nos sentimos muy cómodos y quedamos muy agradecidos por habernos recibido tan bien ya que no sólo es muy buen anfitrión sino que también sabe mucho de las tradiciones de la zona y nos contó varias historias interesantes.



Para el 26 de septiembre estábamos en Antigua, la ciudad colonial más importante de Guatemala y una de las más lindas de Centroamérica. Nos recordó mucho a Cartagena, Granada o León.



Las construcciones con su particular estilo están muy cuidadas. Cada rincón de Antigua tiene un secreto por ser descubierto y cada esquina es una postal.



Las calles son todavía de adoquines con la caída para el agua de lluvia al centro de la misma.



Los techos de teja de barro y las puertas con herrajes enormes son las más características. Paramos en el camping de la policía turística, ellos tienen un espacio donde se puede quedar uno gratuitamente.



Desde el lugar donde nos quedamos podíamos ver todas las mañanas las mini erupciones de uno de los tres volcanes que rodean a Antigua, el Volcán de Fuego. En realidad nos contaron que es mejor que se produzcan estas descompresiones a que reviente toda la fuerza de una sola vez, suena lógico.




También podíamos ver una procesión de policías en toalla lavándose los dientes, curioso rito que se repetía varias veces al día destacando la gran atención de los uniformados por la salud dental, herramienta escencial para dar una buena "mordida".
La ciudad también posee varios rincones algo extraños e interesantes, como este galpón abierto al público, donde se pueden hallar desde juguetes centenarios hasta un altar para un dios Maya, pasando por barriletes de 6 mts. o hierbas medicinales.



Todo a disposición de quien quiera comprar suvenires originales. En resumen podemos afirmar que Antigua es uno de los destinos turísticos más increíbles para visitar en Centroamérica para el que le gusta la historia, la arquitectura y la tranquilidad.
El 30 de septiembre nos fuimos de Antigua directo para el oeste, en dirección al lago Atitlán, una zona montañosa de la cual nos habían hablado mucho por su belleza. El destino era el pueblo de Panajachel. La ruta se empezó a complicar bastante hasta que en un tramo se hizo muy difícil para la Besta.


Algún que otro bachecito uno siempre encuentra en el camino.

Llegamos muy cansados y tensos por el viaje así que nos fuimos directo a ver el lago para tranquilizarnos y relajarnos un poco. Pero la Besta acusó recibo del traqueteo a la que fue sometida y no quiso arrancar. Un fusible se quemó, lo cambiamos y seguimos por unas cuadras pero fue peor por que se quemó la fusilera también . Un problema eléctrico nos complicó el panorama, encima nos quedaron los vidrios abajo y no podíamos subirlos. Empujamos la camioneta hasta un estacionamiento abierto y pasamos la noche ahí.



El lugar estaba bastante bueno salvo por el hecho de que a las 6 de la tarde el dueño soltaba los perros y ya no se podía andar por el lugar.
Al otro día conseguimos un electricista que resultó ser muy buena persona, un chico joven que nos ayudó con el problema y nos hizo precio de locales, no para turista. Los precalentadores debían ser reemplazados ya que no daban más y aparentemente uno estaba en corto. Los conseguimos en el mismo pueblo ya que son bastante genéricos así que la cosa salió bastante bien dentro de todo. Mientras recorrimos algo el pueblo y la zona del lago decidimos que era un buen momento y lugar para realizar varias horneadas de vidrio para así cargarnos de artesanías ya que la temporada alta se venía.




Le alquilamos la electricidad de 220v al dueño del estacionamiento que tenía soldadora. Averiguamos por alojamientos y conseguimos uno muy lindo al lado del lago, por un precio súper económico ya que estábamos en temporada baja.



Estaba todo arreglado, por 10 días nos dedicaríamos a hornear y hornear sin parar. Pero cuando llevábamos a la Besta del estacionamiento al hotel otra vez se quemó el fusible maldito y nos aguó un poco la fiesta. Al otro día regresó el electricista y después de mucho hurgar pudo dar con el problema definitivamente, un cablecito pelado generaba todo el conflicto. Cuando todo parecía solucionado vemos que de la bomba central de freno está goteando líquido. El electricista nos contactó con su hermano que es mecánico para ayudarnos. Mientras, nosotros seguimos cortando, pintando y pegando vidrios y más vidrios de tamaño minúsculo lo cual se convertiría en la colección Otoño Invierno de bijouterie Aprendiendo a Viajar.
El mecánico llegó a la conclusión que eran las gomitas de adentro de la bomba las que había que cambiar. Fue bastante difícil conseguir las que iban ya que cuando armábamos todo otra vez perdía líquido o se aflojaba la presión de los frenos. Por fin dimos con las correctas después de 14 días de pruebas y 25 desarmes de la bomba. Si alguna vez quieren aprender de mecánica cómprense una Kia Besta y salgan a recorrer América.



De Panajachel podemos decir que es un pueblo tranquilo y se puede encontrar muy buena artesanía sobre todo de telares totalmente realizados a mano.



Tiene una gran cascada en las afueras del pueblo la cual se encuentra al lado de la ruta, muy fácil para visitar y gratis. El ambiente en general es muy relajado.



Los últimos cinco días los pasamos estacionados afuera del hotel, junto a unas máquinas que estaban realizando trabajos cerca, ya que se nos había terminado el presupuesto pero no tuvimos ningún problema porque es un pueblo muy seguro.



Para el 19 de octubre de 2012 estábamos rumbo al norte, en dirección a la ciudad de Cobán. Para llegar debíamos atravesar dos cordones montañosos bastante importantes lo cual ya sabíamos que nos iba a tomar bastante tiempo. Sólo pensábamos en los frenos de la Besta y esperábamos que hayan quedado bien. Equivocamos el camino y nos mandamos por uno que era totalmente de tierra. En realidad los primeros kilómetros estaban buenos pero después comenzaron a ser bastante complicados, de una sola vía en algunos tramos y con puentes de dudosa estabilidad. Hicimos noche en el medio de los dos cordones de montañas y al otro día seguimos viaje. Llegando a un poblado llamado Rabinal nos atascó una procesión y luego un remate de ganado.



Este se realiza en el medio de la ruta y las vacas están sueltas por todos lados, inclusive una de ellas se desbocó y nos chocó el lateral derecho de la camioneta, sisi como leyeron, no chocamos una vaca, la vaca nos chocó a nosotros. Por suerte fue nada más que un rasguño y un gran movimiento de la camioneta, pero no pasó a mayores. Y por si fuera poco en un pueblo unos cuantos kilómetros más adelante nos sucedió otro gran inconveniente. Doblamos por una callecita para retomar la ruta principal y notamos que la pendiente de la misma era algo pronunciada. La callecita en cuestión estaba a unos 45 grados de inclinación pero la encaramos igual, después de todo era una calle dentro de un pueblo, no podía pasar nada raro. Al llegar a la intersección con la ruta había una pequeña zanja hecha para que corra el agua de lluvia. La Besta apoyó las ruedas delanteras en la zanja y la defensa se trabó sobre el asfalto. Así fue que nos quedamos colgados sin poder avanzar ni retroceder.



Por suerte veníamos muy despacio y no rompimos nada pero teníamos la camioneta trabada en medio de la calle sin poder moverla. Al fin con la ayuda del gato nos la ingeniamos para sacarla y seguimos viaje.
Por hoy llegamos hasta acá, en breve seguimos con los relatos desde Guatemala, muchas gracias por tomarse el tiempo de leer esta humilde pero trepidante historia que se escribe a medida que avanzamos cada día por las rutas de América.

5 comentarios:

Anónimo dijo...

jajajajaj Les paso de todo en Guatemala!!! Lo de la vaca y el atranque la de la camioneta son lo mas de la travesia!!!! Besitos.

Anónimo dijo...

El comentario anterior es de Mrs Nora. (No estamos a tiempo de modificar el programa y permitir la identificacion sin firma????

Ariel Moreno dijo...

Que aventura! pero que bueno que la estan pasando bien y viviendo. ¡saludos!

Anónimo dijo...

Más que hermosa es Guatemala, que fotografçias maravillosas, les deseo que sigan su viaje tan lindo como hasta ahora.- Un abrazo fuerte para ambos.-

Sonyando Despiertos dijo...

Jajaja nos hicieron reír mucho con las aventuras, Siempre algo por resolver es lo que vuelve a los caminos mas interesantes...les deseamos buenas aventuras por nuevas tierras...saludos los chicos de sonyando despiertos

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO