Reencuentro con la Besta en Panamá


Ver panama colon portobelo en un mapa más grande Luego de la experiencia del casi naufragio en el velero pasamos dos días de alojamiento con todos los chiches en Octopus Garden, la escuela de buceo de donde era la lancha que nos rescató, cerca de la pequeña ciudad portuaria de Portobelo. Había un pool gratis así que con Joaquín lo gastamos, también aprovechamos para vender a los huéspedes nuestras artesanías con bastante éxito, pero por sobretodo disfrutar de la tranquilidad y la paz que los atardeceres del Caribe pueden ofrecer. De Portobelo salió más de un tercio de todo el oro que los colonizadores sacaron de América. Es por eso que está lleno de viejas fortificaciones de piedra y cañones que apuntan al mar. Por aquellas épocas andaba por estos mares el famoso Henry Morgan tratando de pescar algún barco lleno de oro, ladrón que le roba a ladrón tiene 100 años de perdón dice el dicho. Lo curioso es que la historia solo presenta como “pirata” a Morgan. El saqueo del oro Americano continúa hoy más que nunca con métodos extractivos contaminantes como los de Cielo Abierto que utilizan cianuro y millones de litros de agua, técnicas prohibidas en los países desarrollados. En todos los países sudamericanos que visitamos hay filiales de las grandes corporaciones mineras, en Panamá también, la complicidad de los gobiernos de turno continúa perjudicando a un continente que merece algo mejor. Morgan es un poroto al lado de estos verdaderos piratas con cómplices locales. El 21 de marzo de 2012 estábamos muy panchos viendo el horizonte cuando sentimos que algo nos faltaba; quizás era inspiración? motivación?, energía? Nooo era la Besta, teníamos que ir a buscarla al Puerto de Colón. Así que cargamos todo y salimos en caravana para realizar los trámites de importación. La verdad es que, si bien hacer papeleo no es una de las tareas que más nos motiva, fue todo bastante sencillo. De todas maneras a partir del 10 de mayo todo esto va a ser aún más sencillo y estimamos barato ya que se inaugura el ferry Panama-Colombia oficialmente, por poquito no lo enganchamos pero a otros viajeros le va a venir de 10. El puerto de Colón es la entrada Atlántica al canal de Panamá, si un barco ingresa por allí y sigue navegando sale al Pacífico en unas 8 horas pasando por Panamá capital. Para llegar al puerto tuvimos que contratar un taxi, el chofer era un personaje de aquellos, insistía en que debíamos hacer el “city tour” de burdeles y night clubs. Aunque le explicábamos que éramos dos parejas, él igual no dejaba de recomendar lugares “imperdibles” en la noche de Colón. Inclusive nos contó que durante la invasión de Estados Unidos a Panamá en diciembre de 1989 él mismo se había refugiado en uno de estos cabarets y se salvó de que lo mataran. Temprano en la tarde y con un calor abrazador despedimos al taxista y nos pusimos a esperar que traigan el container. El puerto era una ciudad, gigantes montañas de containers hacían imposible encontrar el nuestro a simple vista. Hasta que en la punta de una pila divisamos uno que parecía el nuestro y casi que nos trepamos a buscarlo.

Cuando llega la grúa con la inmensa caja no podíamos esperar a abrirla para ver si las camionetas estaban bien.



Por suerte estaba todo perfecto, así que sacamos nosotros mismos las ataduras que tenían puestas para inmovilizarlas y nos fuimos súper contentos.



Persistía el problema en el embrague en la Besta, un tema que ya nos preocupaba bastante, sólo queríamos llegar a Panamá Capital para resolver el asunto. Nos despedimos de Clara y Joaquín, ellos se iban a tratar de ubicar la dirección donde los esperaban y nosotros seguimos nuestro camino hacia el Campamento Amanecer, lugar donde nos esperaban para alojarnos. La idea era llegar al campamento y al otro día salir a buscar un mecánico que nos ayude. Cuando agarramos la salida de la autopista que era un “rulo” ascendente, en hora pico de tránsito la Besta decide que era el momento de arreglar el embrague. Y el caos de tránsito se desató, por suerte un hombre en una camioneta paró en seguida y nos remolcó pocas cuadras hasta un taller chiquitito al lado de una estación de servicios. El chico que nos atendió vio el problema y en seguida nos mandó a comprar el repuesto, luego lo colocó en 5 minutos y por arte de magia la Besta estaba perfecta otra vez. Todo fue tan sencillo que no lo podíamos creer. Los primeros contactos con panameños eran muy positivos, gente muy atenta y dispuesta a ayudar. Ahora si, entrada ya la noche llegamos al Campamento Amanecer, Ariel nos recibió y en seguida nos ofreció un lugar para quedarnos, una casita hermosa con tres habitaciones y una sala de estar gigante. La casita era sencilla, nos hacía acordar a las típicas casas de abuelos, donde está todo impecable, los electrodomésticos son antiguos pero funcionan a la perfección y están en excelente estado, los muebles también son de otra época pero parecen recién comprados, era una maravilla. Y además teníamos agua caliente, horno y microondas!!!, demasiado lujo para nosotros. En seguida hicimos la lista de comidas que íbamos a cocinar en los próximos días, veníamos muy antojados de comida casera y ese era el momento… milanesas a la napolitana, torta casera, empanadas, un torbellino de ideas culinarias se desató, todo impulsado por la disponibilidad de una cocina como sólo las abuelas tienen. Al otro día salimos a conocer el complejo, un lugar de unas 4 hectáreas a 30 kms. del centro, muy verde y con árboles gigantes.

Sólo existen cuatro casas, una piscina enorme y cancha de básquet.



Una hermosura, las palmeras reales y los mangos crecen por todos lados, el lugar si bien está al lado de la ruta no es afectado para nada por ruido, es todo tranquilidad.


El árbol nacional de Panamá, también llamado Panamá puede alcanzar varias Aimés de alto.
Hablamos con los dueños, Eugenio y Wynette, una pareja estadounidense que hacía más de 30 años estaba en Panamá. Nos ofrecieron quedarnos hasta cuando quisiéramos y encima podíamos enchufar el horno a 220v para confeccionar artesanías. Estuvimos por esos días trabajando mucho, horneando para aprovechar a agrandar el stock que teníamos. También nos juntamos a comer varias veces con Ariel y Hannah, la pareja que nos recibió. Con ellos compartimos muy buenos momentos, son dos personas muy buenas que nos hicieron sentir cómodos en todo momento, estamos muy agradecidos por todo lo que nos ayudaron. Nos hicimos una escapada a la ciudad para recorrer un poco. Estuvimos en el Casco Antiguo que es el lugar donde se trasladó Panamá después de ser asediada y destruida por Henry Morgan en 1671. Lo que se conoce como Panamá Viejo es otro sector más alejado donde se fundó por primera vez la ciudad. El Casco Antiguo se fundó en 1673 y posee fortificaciones para la defensa contra piratas, incluyendo bóvedas las cuales hoy en día son restaurants muy bonitos.

Éste lugar está en plena ebullición inmobiliaria. Por lo que pudimos observar se están reemplazando viejos edificios bastante deteriorados por otras estructuras nuevas o recicladas de estilo similar. El tema es que los que pueden comprar esas nuevas edificaciones no son los panameños que vivieron toda su vida allí con su familia, sino extranjeros que en general ponen locales o lugares para alquilar a turistas.

A la noche cenamos con Clara y Joaquín unas pizzas amasadas por manos expertas y al otro día volvimos al campamento.



También nos invitaron a comer en el campamento dos veces más, una los dueños del lugar y otra Ariel y Hanna. Con los chicos almorzamos varios platos típicos panameños como Carimañolas (fritura de yuca con carne dentro), tamales (ya los conocíamos pero nunca fallan) y el sabroso arroz con coco.



Con panzas llenas, corazones contentos y muchas ganas de seguir avanzando cerramos esta nueva entrada, agradecemos comentarios y críticas.

Post Data: sisi, ya sabemos que no se usa mas el PD desde que se dejó de escribir cartas en papel, pero somos chapados a la antigua. Y como somos chapados a la antigua tenemos una laptop con la que escribimos esta humilde página que está bastante cachuza (maluca, descuidada, viejita, etc), es por eso que nos inscribimos en un concurso fotográfico acá en Panamá donde sortean una laptop nuevita, nuevita. Gana el que tiene más ME GUSTA o LIKES en Facebook. Si les gusta la foto o nos quieren ayudar a renovarnos tecnológicamente les dejamos el LINK. Si alguien quiere compartir el link en su muro también es bienvenido, esperamos una avalancha de votos de todo Sudamérica!!! Muchas gracias y seguimos viaje, más y más al norte, pero como la tortuguita de nuestro logo, despacito y conociendo.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

hola chicos , ya le di me gusta , ademas hermosa foto, me gusta en serio jaja
Veo que estan muy bien y eso me alegra muchisimo los quiero!!!! vero

Aye Schez Lza dijo...

Hermana! Soy Aye! Me alegro que despues del ultimo trágico relato del viajecito con el capitan inconsciente, las cosas hayan cambiado y volvieron a disfrutar! Me encantaron las fotos, se te extraña mucho y es muy lindo verte tan bien! Saludos a Guille tbm...
Besito y a seguir disfrutando, que no decaiga!!!!

Anónimo dijo...

Bueno, un poco de vida de hogar les va a venir bien! El lugar se ve hermoso! Me encanto la ultima foto!!! Besitos. Mrs Nora

Anónimo dijo...

Felicitaciones. Que siga todo bien y que ganen la notebook. cariños. luis de mar del plata

roberto dijo...

Genial chicos , los disfruto un monton , y se ven
bien y realmente lindos los dos.
Un abrazo enoooorme en la distancia.
Roberto y Familia.

Anónimo dijo...

Que Dios los bendiga y guie sus pasos. Saludos desde un pais ajeno al mio.

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO