Muchos festejos y un gran problema


Ver villa marina - choroni en un mapa más grande

Una vez más llegamos a Chichiriviche a lo de nuestro amigo Maurizio y familia en su Posada Aloe y nos pusimos a trabajar, la idea era terminar una de las habitaciones para la temporada, que sería muy pronto. El 2 de diciembre festejamos el cumpleaños número 31 de Guillo con torta casera, las velitas viajeras y algunos invitados. A la noche Maurizio nos invitó a cenar y preparó una comida de lujo con entrada, primer y segundo plato y vinito argentino, obviamente de postre la torta que sobró que estaba más rica todavía que a la tarde. La pasamos muy pero muy bien esa noche.



El 5 de diciembre estábamos nuevamente de festejo ya que se cumplía un año exacto desde que salimos de Bahía Blanca.



Los días pasaban y el problema que surgió fue la lluvia, se anegaron totalmente las calles alrededor de la posada y para colmo estaban asfaltando una de ellas y quedó la obra a medias con la circulación cortada.
El barro era demasiado profundo para la Besta así que no nos arriesgamos a cruzarlo. El inconveniente es que no podíamos salir a vender artesanías al malecón y cuando lográbamos cruzar se largaba a llover seguro.



Unos días antes de Navidad comenzó un cuasi ritual venezolano que consiste en la preparación de las Hallacas, comida típica por éstas fechas. En toda Venezuela las familias preparan Hallacas para las fiestas, en general se cocinan en gran cantidad como para dos semanas ya que se conservan muy bien. Vamos a tratar de explicar que es una Hallaca: una preparación de harina de maíz con caldo la cual se coloca sobre una hoja de plátano, previamente curada, limpia y cortada de forma rectangular, a la que se le agrega carne de pollo, cerdo y vaca como también pasas de uva, morrones, y chiquicientas cosas más. Se hace un sobrecito tipo un tamal, se lo ata con hilo de algodón y se lo coloca a hervir por media hora. Nos invitaron a participar de la preparación y nos dimos cuenta que es todo una ciencia y uno de esos momentos en que se une la familia alrededor de una sana y rica tradición.



También fuimos un día a Puerto Cabello y aprovechamos para averiguar por el cruce desde allí a Panamá pero sin suerte. Otro día fuimos a Valencia, la tercera ciudad en cantidad de habitantes en Venezuela, a averiguar por varios artículos ya que se proyecta abrir un restaurante en la posada también.
Por el mal tiempo había pocos turistas en Chichiriviche lo que hacía replantearnos el destino para fin de año.
Después de prácticamente un mes completo de una lluvia como jamás habíamos visto decidimos dejar la posada muy a pesar nuestro ya que estábamos muy bien y aprendiendo bastante de las tareas que realizábamos. Nos despedimos de Maurizio y familia eternamente agradecidos por su atención.

Por esos días había aparecido Jesús en Chichiriviche, un amigo de Maracaibo, así que lo llevamos con nosotros para nuestro nuevo destino, Villa Marina, en la península de Paraguaná. En aproximadamente mitad del trayecto tuvimos un suceso bastante desagradable con la policía. Un oficial de la ruta nos paró y nos dijo que nos iba a hacer la boleta porque teníamos dañado el parabrisas. Resulta que la camioneta tiene una rajadura de unos 20 cms. en el vidrio, está así hace varios años y nunca más avanzó. En Venezuela supuestamente existe una ley que no permite transitar vehículos con este defecto. La multa eran unos 780 bolívares que vienen a ser unos 80 dólares aproximadamente, pero no sólo era cara la multa sino que había que ir a pagarla a Puerto Cabello!! Ciudad que queda a 200 kms. de ahí, y lo más loco fue que no podíamos ir en la camioneta por que esta debía quedar secuestrada en la comisaría hasta que llevemos el comprobante de pago. Empezamos a discutir en buenos términos con el oficial hasta que mostró la hilacha, nos pidió una “colaboración” a cambio de dejarnos ir tranquilos.



Como jamás pagamos una coima en todo el viaje decidimos optar por otra estrategia. Básicamente lo volvimos loco, le discutimos tanto que se cansó. Le pedimos leer el reglamento de vialidad de Venezuela y que nos lea donde dice que no se puede circular con el parabrisas roto, le comentamos que en la Aduana venezolana no nos informaron sobre esta reglamentación, le dijimos que íbamos a llamar a la Embajada Argentina en Venezuela para asesorarnos, le contamos sobre el viaje y que como somos artesanos teníamos poquito dinero ya que había llovido mucho en Chichiriviche y le mostramos todo el cambio y monedas que pudimos conseguir en los bolsillos, etc. Después de unos 40 minutos de charla, el corrupto oficial se cansó y nos devolvió los documentos. De todas maneras el caradura nos dijo que si queríamos “regalarle” las monedas y poco dinero que le mostramos él no se enojaba a lo que le contestamos que lo íbamos a guardar para comprar el parabrisas nuevo. Nos subimos a la camioneta y arrancamos sin más trámites.

Resuelto el inconveniente llegamos a Villa Marina habiendo pasado por Punto Fijo, ciudad que ya conocíamos. Nos encontramos con Diego y Sofía que estaban instalados en una playita muy tranquila.


También conocimos a dos parejas de viajeros más, unos escoceses que viajaban en su Mercedes 1114 modificado impecable y unos holandeses que transitaban las rutas del mundo en un camión que sería la envidia de cualquier equipo del Dakar, un lujo.


Un enchufe!! A éeeel!! (después del agua, el bien más preciado para un viajero es la electricidad, ¿se nota?)

En Villa Marina no hay mucho más que unas casitas, un puesto de Guardacostas los cuales nos prestaban duchas y nos daban agua y unos kioquitos playeros que estaban casi siempre vacíos así que servían de refugio para los viajeros, En realidad de Jesús que estaba parando en carpa y nosotros que cabíamos con la camioneta bajo el techo, los otros camiones son demasiado grandes.

El Tai-chi con el sensei Diego se hizo presente pero sólo una mañana, un ejercicio muy extremo para nosotros, en realidad para todo el grupo ya que nadie más reclamó otra clase.



Muy buenos momentos pasamos en ese lugar, la reunión de viajeros fue un éxito y hasta disfrutamos de la Navidad juntos con un gran asado y pizzas a la parrilla.



En este rincón del mundo los atardeceres se dan sobre el mar y de forma alucinante.



Y el 30 de diciembre de 2011 nos despedimos de todos sabiendo que nos veríamos en unas semanas así que fue sin lágrimas ni nada, más bien fue con unos ñoquis que salieron espectaculares.
Salimos rumbo a Choroní donde nos esperaba nuestro amigo caraqueño Gustavo con un grupo de futuros ingenieros civiles mendocinos que venían a Venezuela a capacitarse.
Llegamos a la tardecita después de recorrer los 450 kms. que nos separaban del destino. En realidad se llega fácil hasta la ciudad de Maracay y después hay que tomar un camino que lleva a Choroní que es muy complicado, en ciertos lugares sólo pasa un vehículo, la montaña sube muy empinada y el precipicio no es para nada agradable.



Esos últimos 30 kms. nos tomaron casi 3 horas de manejo. Por suerte cuando llegamos nos encontramos con una de las playas más bonitas que habíamos visitado, buenas olas, arena blanca y prácticamente ninguna edificación de cemento cerca del mar. El pueblito también es lindo y el clima era tranquilo por la inminencia del año nuevo.



Con Gustavo y los mendocinos nos encontramos en seguida y nos quedamos charlando hasta la noche al lado del mar donde ellos tenían su campamento. Luego nosotros dormimos al lado de la policía sin ningún problema.



El 31 de diciembre nos levantamos tempranito para seguir viaje. Como los chicos volvían a Caracas en bus esa misma mañana les llevamos sus mochilas con todo el equipaje en la Besta así no tenían que andar cargando los bolsos en la Terminal de Pasajeros. Nosotros teníamos que ir a buscar al aeropuerto de Maiquetía, Caracas, a los papás de Aimé que nos venían a visitar. Estábamos muy emocionados por la llegada así que salimos de inmediato. Íbamos deshaciendo el terrible camino de montaña el cual estaba muy mojado, cuando llegamos cerca de la cumbre y ya comenzaba la bajada escuchamos un ruido horrible y los cambios dejaron de entrar. En realidad los cambios entraban pero la camioneta no avanzaba. Para colmo el freno de mano estaba totalmente estirado, lo íbamos a arreglar en Caracas pero lo necesitábamos ahora. La situación no podía ser peor, en una curva con gran pendiente, sin cambios y sin freno de mano. Tampoco había piedras para trabar la camioneta y que no se vaya para atrás así que quedamos presionando el freno con el motor encendido hasta que alguien pase y nos ayude.



Poca gente transitaba el camino un 31 de diciembre a las 10 de la mañana pero por suerte una camioneta de los bomberos o defensa civil, ya ni recordamos, paró y nos ayudó. Fuimos estacionando la Besta contra el barranco hasta que quedó trabada con una piedra. Los bomberos dijeron que iban al pueblo a buscar un mecánico porque no había siquiera señal de celular. Parecía que el destino no quería que lleguemos a tiempo a Caracas para buscar Mercedes y Michel que llegaban al aeropuerto a las seis de la tarde. Pasó un auto con una familia y Aimé se fue a buscar una grúa a Maracay, la familia conocía una persona que hacía remolques pero cuando llegaron tenía roto su vehículo, fueron a otro y estaba de vacaciones. Era prácticamente imposible que una grúa este trabajando este día tan particular y a esta hora, y si así lo hacía el costo iba a ser demasiado elevado. Pero por fin dimos con una grúa que estaba trabajando, para el mediodía la Besta estaba arriba del camión y comenzamos el descenso de la montaña.



Javier, el dueño de la grúa resultó ser una persona espectacular, la cual no sólo no se abusó con el precio del viaje sino que nos permitió dejar la camioneta con todas nuestras pertenencias en un lugar seguro en frente de la casa de su hermana. La Besta quedaba en la calle pero parecía un barrio seguro, otra no nos quedaba, debíamos salir disparados a la Terminal de pasajeros para tomar el bus a Caracas.
Todavía no sabíamos que íbamos a hacer con todo el equipaje de los mendocinos, teníamos todo lo de los chicos en la Besta y era imposible llevárselo a Caracas. Estábamos verdaderamente devastados por lo sucedido, romper la caja no era un suceso con el que contábamos. El modelo de nuestra camioneta jamás entró en Venezuela y encima con caja 4x4, imposible de conseguir algún repuesto. Ninguno lo decía pero era latente la posibilidad de que el viaje hubiera llegado a su fin.
Lamentablemente en esta entrada nos despedimos con una mala noticia, no sabemos con exactitud que sucederá pero vamos a hacer lo imposible para seguir adelante.

15 comentarios:

Anónimo dijo...

Uf... la verdad que después de la ultima actualización me quedo sin palabras. Un verdadero problema que hay que solucionar. Alguna solución hay que darle. Nos comunicamos vía gmail.

Anónimo dijo...

ANIMO CHICOS!!! SE QUE ES FRUSTRANTE Y CANSADOR, PERO VAN A SALIR ADELANTE!!! SUERTE!

Silvinisima =)

Rubens dijo...

Hola chicos, lamento lo sucedido con la besta pero no desesperen, hay solución.
Busquen a ver si encuentran la caja de una asia topic, es la misma máquina y puede que en venezuela hayan entrado ya que en mercado libre venezuela hay una asia towner que es el modelo más chico a la venta.
Sino en mitsubishi o hyundai puede haber solución, pero la de asia topic es exactamente la misma.
Si tienen una caja de 4x4 debería ser la de kia sportage o quizás una de las kia pregio que abundan en venezuela tenga la solución para ustedes.
La besta es viejita pero los modelos nuevos conservan mucho de su mecánica por un tema de costos. No hagan caso si les dicen que no hay repuesto, vayan a la casa de repuestos con la pieza a cambiar y pidan una igual, y no se limiten a casas que vendan kia, búsquen en mitsubishi, hyundai, daewoo porque muchísimos modelos de diferentes marcas comparten repuestos y a veces los vendedores no saben.
También busquen en las casas que venden repuestos para camionetas chinas de esas de marcas raras que generalmente son copias de coreanas o japonesas.
Sino como última opción les digo que en colombia hay kia besta y quizás tengan algún amigo que pueda pasar las partes internas, sin la carcaza si la misma está bien y previo pago al aduanero de turno.
Espero que les sirva de ayuda.
Un abrazo desde Uruguay y sigan adelante.
Rubens

Anónimo dijo...

SU IMPETU LOS LLEVO A LOGRAR MUCHAS COSAS… A NO DECAER, ESTAMOS SEGUROS QUE LLEGARA LA SOLUCION, EN LO QUE LOS PODAMOS AYUDAR SABEN QUE PUEDEN CONTAR CON NOSOTROS, TODA LA FAMILIA Y AMIGOS LOS QUEREMOS MUCHOS!!!!!!!!!!!!!!!! Flia de Mar del Plata (J-A-J y L)

Anónimo dijo...

Ay! Qué malos! Nos dejan mordiendonos los labios con la intriga! Besitos y actualicen pronto. Mrs Nora

Anónimo dijo...

comparto todas opiniones de los demas. Lo digo nuevamente: LES EXIGIMOS QUE NO BAJEN LA MORAL Y TERMINEN ESTA GRAN AVENTURA!!!!!
Muy buenos datos los de Rubens. A trabajar sobre eso.
Besos a los dos
Aba Alfredo

Rubens dijo...

estuve mirando manuales de kia besta y no encontré nada referido a caja 4x4 así que eso me deja 2 opciones.

1) esa caja no es de ella, es adaptada lo cual puede ser el origen del problema y les convendría buscar una caja nueva que se adapte mejor a ese motor.

2) el mecánico les vió cara de que no saben nada de mecánica y los quiere robar...

la segunda opción es muy común en venezuela, ya he escuchado varias historias de ese tipo así que mejor se asesoran con otro mecánico o se le llevan a algún taller grande, preferiblemente service kia, hyundai o mitsubishi que son muy similares.

tengan en cuenta que cambiar una caja de cambios es una solución extrema, se cambian sus partes internas que son engranajes, rodamientos, horquilla, ejes y algunas varillas y tornillos, miren que hace bulto pero son 4 fierros locos los que hay adentro.

asesórense bien, no se dejen robar, hay mucha gente sin escrúpulos.
Me lamento de no estar cerca para poder ver que tiene la besta...

abrazo y arriba ese ánimo que los viajeros siempre podemos zafar !
Rubens

Caro y Chris dijo...

Chicos!!!!! Fuerza y a seguir adelante!! Esto es una prueba mas a superar en este largo viaje y cuentan con nosotros para lo que necesiten! Besos desde Bahia y mucha energia desde aca!!!

LUIS POVAZSAN dijo...

Hola chicos, estuve leyendo los comentarios, y no creo que esa caja sea adaptada ya que el modelo 4x4 viene así de fábrica. Estuve mirando un poco en MercadoLibre, pero lo más parecido (sino igual) es la caja de una Kia Sportage. Como mi Besta es 4x2 no puedo saber qué diferencias tiene con la caja de una 4x4, pero obviamente las tiene. Lamento no poder ayudarlos, pero veo que hay buenos consejos de gente que sabe dónde se puede conseguir algo. Claro que si no han desarmado nada aún, cabe la posibilidad de que se haya roto el embrague y no la caja (ojalá así sea), hay que recordar que el embrague, si por una de ésas no es original, pudo haberse roto. Bueno, supongo que en el próximo resumen sabremos qué pasó realmente. Les deseo la mejor de las suertes, a ustedes y a la Besta. Abrazos. Luis.

Anónimo dijo...

Fuerza chicos!!! adelante!!! Paciencia y a conservar la calma!
Saludos
Martín, Lola y Lu

ventarron dijo...

Hola chicos francamente nos produce un malestar tremendo el saber que se encuentren con inconvenientes de tal envergadura, pero sin duda alguna TIENEN que superarlo, NO LES PERMITIMOS que se dejen ganar; notamos que hay gente amiga que sabe del asunto y les dan algunos consejos muy valiosos, no desesperen que no tienen ni hora ni fecha para llegar al destino que se fijaron. Personas tan extraordinarias como ustedes siempre encontraran una mano amiga que les ayude a salir no solo de esta, sino de cualquiera que pueda llegar a presentarseles. LES QUEREMOS MUUUUUCHO. Les deseamos toda la suerte del mundo. Abrazos y besos para ambos, desde Cuenca, Ecuador. JAIRO Y MARCIA

Joaquín Zaldívar y Clara Oyuela dijo...

Hola chicos, voy a citar a unos viajeros que creo que les va a obligar a recuperar las ganas :"Nos vamos de viaje, no tenemos tiempos ni rutas fijas, sabemos que hasta Prudhoe Bay (Alaska) no nos detenemos..."
Igualmente, para no quedarme sólo en los buenos deseos, les ofrezco lo siguiente: Nosotros estamos en Taganga, si necesitan, puedo buscar los repuestos que les hagan falta hasta Cartagena, y a fines de Febrero, cuando vayamos para Venezuela, les llevamos las cosas. Pero como puede ser tarde, podemos ir a Cartagena y mandarselos a donde esten.
Abrazos, y cuenten con nosotros para lo que necesiten. Escríbannos al mail y arreglamos.
Joaquín y Clara

Anónimo dijo...

A NO BAJAR LOS BRAZOS.. Y TODO EN ESTA VIDA TIENE SOLUCION Y ES POSIBLE!
SALUDOS A LOS DOS!
MAIRA

Anónimo dijo...

Felicidades por el año cumplido!!!...esta buenisimo seguirlos por aca, las imagenes y anecdotas son geniales...
Como siempre les deseamos lo mejor en esta aventura!!!
Besos
Romina - Octavio

Anónimo dijo...

Pues no se cual era el problema y como lo habran resuelto, pero hoy 08 de febrero a las 3:30 pm los vi con su Besta parados en el semaforo de la avenida las delicias en Maracay, por lo que asumo que ya resolvieron.
Mucha suerte y lo mejor para ustedes.

Jorge

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO