Machu Picchu


Ver machu picchu en un mapa más grande


La idea de llegar a Machu Picchu en la Besta la descartamos ya que los caminos son demasiado peligrosos por su estado y además las intensas lluvias que cayeron por estos días agravaban la situación. Dejamos la camioneta en Pisac y comenzamos nuestro camino hacia Aguas Calientes. La ruta se puede hacer desde Cusco en tren el cual tiene estaciones en los pueblos que siguen como Ollantaytambo, Hidroeléctrica y el mismo Aguas Calientes. Éste último es un poblado chiquito y turístico del cual salen los buses especiales hacia la ciudad sagrada de Macu Picchu.
Como el tren es super caro decidimos hacer la ruta de ida con una combinación de buses y taxi-colectivos.
El viaje fue algo agitado, con un tramo de cuatro horas en un bus lleno de gente, viajando parados y por caminos de cornisa y barro bastante feos y peligrosos. Luego el viaje en taxi también fue tipo Dakar y para rematarla la anécdota peligrosa del viaje. Resulta que en un tramo el taxi frena porque un derrumbe en la montaña no permitía el paso de vehículos, nos dijeron que bajemos y caminemos 500 mts aproximadamente y del otro lado del camino nos levantaría otro taxi para así poder llegar a destino. Éramos unas 40 personas que estábamos en la misma situación. La fila de turistas era larga, cuando terminamos de cruzar nosotros comienzan a caer piedras de la montaña las cuales casi le pegan a varias personas, de milagro se salvaron y eso hizo que nos pongamos bastante nerviosos. De todas maneras llegamos a Hidroeléctica, la última parada que hace el tren antes de Aguas Calientes, de ahí no nos quedó otra que tomar el tren ya que no hay más paso de vehículos e ir caminando no era una opción porque veníamos muy débiles de la enfermedad y se estaba haciendo de noche. El tren recorre media hora de trayecto y sale U$S 18, una verdadera estafa, pero no queda otra.



Arribamos de noche a Aguas Calientes, el pueblo está al pie del Cerro Machu Picchu, es pequeño y pintoresco, conseguimos un hostel muy rápido y a la vuelta de donde se toman los buses para ir a la Ciudad Sagrada. En este pueblo la selva es muy tupida y al lado corre el río mas furioso que pudimos admirar, el sonido que emite es muy llamativo y le da un aspecto muy peligroso y salvaje.



Fuimos a comprar las entradas para ir a Machu Picchu al otro día, el costo: U$s 40 (dato importante: hay descuento para estudiante universitario pero SOLO con la tarjeta ISIC, con un carnet universitario normal no hacen descuento, el mismo es de 50% del valor).
También compramos los boletos de bus para subir a las ruinas, lo que hace mucha gente es comprar sólo el de ida ya que la subida es bastante empinada y va haciendo zigzags y la vuelta la hacen caminando. Su costo: U$s 8 de ida y lo mismo de vuelta.
El cerro que se ve detrás en las clásicas fotos se llama Wayna Picchu y según dicen tiene una vista de la ciudad muy bonita, el problema es que para acceder a escalar el cerro solo otorgan 400 números por día, con una afluencia de mas de 2500 personas diariamente es difícil de conseguir uno de esos números, es por eso que al otro día nos levantamos a las 4 de la mañana para tomar el primer bus, llegar tempranito y obtener nuestra entrada al Wayna Picchu. Cuando llegamos a la parada de buses ya había cola para subir, de todas maneras eran unas 50 personas, estábamos bien. Salimos 5:30, el bus cruza el puente sobre el caudaloso río y comienza a trepar el perfil de la montaña haciendo un interminable zigzag. Cuando llegamos nos pusimos en la cola para acceder y en un momento se escucha que comenzaban a entregar los números para subir al Wayna Picchu así que pudimos conseguirlos en la entrada misma. El acceso para escalar dicho cerro se hace en dos turnos de 200 personas cada uno los cuales salen a las 7 y 10 de la mañana. Es muy recomendable pedir el turno de las 10 ya que siempre hay mucha niebla temprano y la gente que sube a las 7 y no puede ver nada.
Luego de pasar el control ya nos encontrábamos dentro de las ruinas pero la densa niebla no dejaba ver prácticamente nada y teníamos miedo que la bruma se mantenga todo el día porque nos habían comentado que a veces suele suceder y no hay forma de ver la Ciudad Inca.



Pasaban las horas y la situación era igual, el sol no aparecía y no podíamos ver mucho más que 30 mts. en frente nuestro. Se hacían las 10 de la mañana y nos tocaba ir hasta la otra punta de la ciudad para comenzar el ascenso al Wayna Picchu.



Cuando llegamos estaban volviendo las personas del primer turno bastante cansadas por la abrupta subida y un poco desilusionadas porque no habían podido ver nada por la bruma. De repente apareció el Sol y la niebla comenzó a subir rápidamente, justo cuando empezamos a subir nosotros. La cuota de suerte que necesitamos.


El caminito de la izquierda es el que hacen los buses desde el pie de la montaña (Aguas Calientes) hasta la entrada de Machu Picchu que está a la derecha de la fotografía.

La subida es bastante empinada, está bien señalizada pero cuesta bastante, los escalones son muy altos y la humedad y la altura no ayudan mucho pero al llegar a la cima se puede apreciar toda la ciudad en su esplendor, las centenarias terrazas de cultivos sobre el perfil de la montaña son increíbles y hacen preguntar a uno como pudieron construirlas.



El observatorio astronómico que construyeron los Incas también es alucinante y hasta la choza que tenía el vigilante se ve clarito.
Cuando descendimos tomamos el caminito que lleva a la montañita mas pequeña que se encuentra al lado del Wayna Picchu la cual es más baja pero está mas cerca de la Ciudad Sagrada. Si alguna vez tienen la posibilidad de conocer no dejen de escalar esa montañita ya que la vista es más linda aún que desde el Wayna y en general no hay gente arriba ya que todos bajan aniquilados del otro ascenso y no le quedan energías para subir a ésta. Estuvimos más de una hora arriba contemplando Machu Pichu, todo para nosotros, sólo se escuchaba la brisa, tomamos unos matecitos en esa mágica cima, lejos del bullicio de la gente y disfrutamos de uno de los momentos más mágicos del viaje.



Se hizo la hora de bajar y volver a la Ciudad para recorrerla ahora sin niebla y con un solcito hermoso, el clima era más que agradable e invitaba a descansar sobre el pasto de las terrazas que alguna vez estuvieron repletas de maíz y alimentaron a los pobladores incas.



Las técnicas de construcción y el manejo de las acequias para el agua son increíblemente similares a las utilizadas en el Viejo Continente y lo admirable es que ambas culturas nunca tuvieron contacto hasta la llegada de los conquistadores.



De vez en cuando nos situábamos cerquita de algún grupo de turistas y escuchábamos el relato de su guía para interiorizarnos más sobre que estábamos admirando.



Cerca de las 4 de la tarde emprendimos el descenso, estábamos muy cansados pero igual bajamos caminando, tardamos una hora y media en recorrer el zigzag entre la selva, cruzamos el río y nos fuimos directo al hotel habiendo vivido una experiencia inolvidable.



La visita hace reflexionar del verdadero poderío que tuvo la cultura Inca. Machu Picchu es la frutilla del postre del Valle Sagrado, un terreno extremadamente dificultoso para transitar con montañas de perfiles muy pronunciados pero que albergaron a una de las culturas más maravillosas que hayan existido. Cómo cruzaban semejante río, cómo recorrieron tantos kilómetros con la suficiente fortaleza para llegar a tierras lejanas y conquistarlas es algo que no nos explicamos.



Al otro día pegamos la vuelta en tren hasta Ollantaytambo, nos salió U$s 50 el pasaje lo cual nos pareció también un abuso aunque el servicio es muy bueno. De ahí un bus nos dejó en Pisac y nos reencontramos con la Besta sanita y salva.
De más está decir que recomendamos la visita a la Ciudad Sagrada Inca, es realmente imponente!! hasta la próxima entrada, un abrazo para todos!.

6 comentarios:

Anónimo dijo...

Le mostre las fotos a mis viejos! Muy lindo hermoso lugar te mandan saludos! Vamos hermano metele con todo!!Que es la isic, la libreta?
Bueno abrazo grande que esten bien, muy linda la ultima foto! Vamos carajo!!!!!

Nacho, el hermano de tincho sangui
!

Anónimo dijo...

Esto debe haber sido lo mas emocionante del viaje, hasta ahora, verdad? Hermoso. Hermosas las fotos, tambien. Me alegro que todo lles haya ido bien en esta etapa. Mrs Nora

Anónimo dijo...

Q lindo chicos saber q estan viviendo con tanta intensidad cada pasito... y q van logrando esos sueños guardados en ustedes!!! Los felicitamos...los queremos muchisismoooo...No pude evitar el lagrimon con la foto final...
Sigan recorriendo y disfrutando...aprendiendo a viajar!!! q nosotros desde donde estemos disfrutamos con ustedes!!!!... Los abrazamos muyyyyy fuerteeee... los tenemos siempre a nuestro lado...Pachi, Nahi y Lihuen!!!

Anónimo dijo...

Muy hermosas la fotos, pero vos estas esquelético y Aimee cada día más bonita.Recuperate pronto, si no los incas te la van a raptar.
Besos Cris y Dany

Anónimo dijo...

Lindos, hermosos y huachos de miellllddaaaaa. Se lo re merecen, disfruten por nosotros. Beso gigante. Delfi y Lu. Mar del Plata.

Anónimo dijo...

Gracias por compartir los hermosos lugares por los que estan recorriendo.
Besos
Mauri P.

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO