Viaje al pasado por los Valles Calchaquíes


Ver mapa más grande

Manejamos unas cuantas horas pasando por pueblos como Recreo y Frías en la provincia de Catamarca donde hicimos noche. Al otro día fuimos a Termas de Río Hondo donde nos encontramos con Mingo, el amigo de nuestra anfitriona Laura de Córdoba y cenamos con él. Lamentablemente no nos llevamos buena impresión de Termas de Río Hondo, vimos una ciudad muy descuidada quizás por no ser temporada alta. Lo mas llamativo fue la visita al dique Río Hondo y sus pescadores que “roban” sábalos y dorados pescando sin carnada, solo con lanzar líneas con varios anzuelos levantan los peces a la pasada con bastante efectividad.



Al día siguiente arribamos a San Miguel de Tucumán. Muy linda capital de provincia, pintoresca y llena de historia. Almorzamos en el parque y salimos a recorrer el centro. La visita a la Casita de Tucumán donde se reunieron los representantes de las provincias para declarar la Independencia de la corona española es muy emocionante.



La habitación principal está conservada íntegramente original. Paran los amantes de la fotografía van nuestras disculpas por la calidad de la foto pero la luz no ayudaba en esa habitación, es lo que hay.



En esa época todo el oro y la plata que venían de las minas de Potosí y las provincias del norte pasaba por Tucumán y seguía al puerto de Buenos Aires donde se embarcaba hacia Europa en un claro acto de saqueo a nuestro continente. Gracias a la independencia firmada en 1816 esto pudo frenarse. 200 años después nuestros actuales dirigentes se olvidan de la historia y permiten otra vez el saqueo por parte de extranjeros de nuestras riquezas minerales, petróleo y demás.
Cantando con Mercedes se nos fue la tarde y todavía no habíamos conseguido alojamiento.



Como se hacía de noche y Tucumán es una ciudad grande para dormir estacionados en la calle decidimos ir al pueblo mas próximo a buscar un camping. Llegamos después de 20 kms. a Lules donde nos dijeron que no había camping. Seguimos para Famaillá unos 16 kms. mas sin suerte tampoco, recorrimos 10 kms. mas hasta Acheral pero nada de nada. Todo esto con la guía proporcionada por el gobierno de Tucumán en la oficina de información turística, muy actualizada por cierto. En otro pueblito llamado Monteros nos dijeron que el próximo lugar para acampar se encontraba en la vecina localidad de El Mollar, separada de Tafí del Valle por un embalse. Como teníamos demasiadas ganas de utilizar los servicios de un camping, léase ducharse, decidimos recorrer los 55 kms. que restaban hacia El Mollar. Ya en plena noche comenzamos a transitar un camino que se hacía cada vez mas empinado. Esos días había llovido mucho en las montañas y los arroyos y ríos estaban muy cargados. A la Besta le costaba trepar y las curvas eran en zigzag con giros muy bruscos, pozos, con las pared de piedra de la montaña a nuestra derecha y el precipicio a la izquierda. El poco tránsito que había hacía darnos cuenta del error que cometimos al decidir avanzar hacía El Mollar.
En una de las curvas íbamos muy despacio cuando de repente comienzan a caer piedras de la montaña, un derrumbe a 15 mts. de la camioneta nos dio un susto de morir. Pusimos marcha atrás unos metros pensando si seguirían cayendo piedras o se derrumbaría todo, situación muy fea que no le deseamos a nadie. Las piedras habían obstruído el camino. ¿Y ahora?, Guillo se baja de la camioneta y se pone a correr algunas rocas que apenas alcanza a mover mirando de reojo la montaña por si llegaran a caer mas. Por fin logramos avanzar y el color nos vuelve a la cara.
Encontramos el camping y nos fuimos a dormir después de una ducha reparadora.
A la mañana siguiente nos dimos cuenta que el lugar estaba mejor de lo que creíamos, con una vista al embalse y a Tafí del Valle espectacular. También nos dimos cuenta que los últimos cuatro días habíamos dormido en cuatro provincias distintas.





Nos hicimos amigos de una pareja de gente de Santiago del Estero la cual venía a pescar casi exclusivamente al lugar y por supuesto ligamos varios pejerreyes exquisitos para complementar nuestro menú.
Una de las tardes fuimos a conocer a Tafí del Valle, queda a 15 kms. de El Mollar que es donde estábamos parando. Tafí es un pequeño poblado que se extiende a lo largo y ancho de un valle muy profundo y verde, el río corre con fuerza y los cañadones dan un paisaje perfecto.
Las construcciones son imponentes, muchas familias hacen su casa de fin de semana acá por lo que parece ya que había demasiadas casas y poca gente, inclusive en el mini centro alrededor de la plaza. En conclusión Tafí del Valle es un destino muy recomendable por sus paisajes, buena alternativa para ir a descansar, aunque si son amantes de acampar es muy buena opción alojarse en el camping de en frente en El Mollar y hacerse el viajecito todos los días.



También nos paró la policía tucumana tres veces las cuales solicitaron todos los papeles del auto y muy importante no olvidarse la Verificación Técnica Vehicular ya que la piden siempre.
En total estuvimos cuatro días acampando, en realidad medio forzados ya que hablando con otros acampantes nos contaron que la ruta que nos tocaba recorrer más adelante estaba muy complicada por el tema de los desbordes de los ríos, el barro y el agua sobre la calzada. Como ya nos encontrábamos a más de 2000 mts. sobre el nivel del mar y teníamos que seguir subiendo decidimos esperar que los ríos se descarguen, no necesitábamos otra odisea como la que vivimos con el derrumbe en la montaña.
Pero por fin al cuarto día decidimos movernos, el próximo destino era la pequeña localidad de Amaicha del Valle, cede de la fiesta de la Pachamama que justo caía cuando nosotros estábamos llegando. En el trayecto cruzamos por el Infiernillo, el punto más alto de los Valles Calchaquíes, a 3042 mts. sobre el nivel del mar.



Parece reiterativo pero no nos cansamos de repetir que el paisaje en esta zona también es algo de otro mundo, o mejor dicho, es algo del mundo en que vivimos, aunque a veces la rutina no nos deje admirarlo y tengamos la atención puesta más en las cosas materiales que en las cosas simples y naturales que hace millones de años existen y nos rodean todos los días.



En Amaicha encontramos mucho movimiento en su plaza central ya que estaban preparando todo para la gran fiesta, así que compramos provisiones y nos dirigimos en búsqueda de un lugar para pernoctar en el pequeño dique Los Zazos, un embalse a poquitos kilómetros del pueblo. Encontramos lo que buscábamos, lugarcito perfecto al lado del espejo de agua y ahí nomás nos instalamos.



Al otro día fuimos al centro de Amaicha por que se realizaba la ceremonia de apertura de la fiesta. Representantes de las tribus y poblaciones de los cuatro puntos cardinales venían en procesión hasta la plaza bajo arcos de caña adornados con frutas, hojas de coca y demás artículos regionales. Encabezaban la procesión las mujeres más ancianas de cada tribu llamadas Comadres. En la ceremonia se saludan prometiendo amistad y cooperación entre los pueblos.



El viernes 4 de marzo de 2011 abandonamos Amaicha del Valle y partimos rumbo a Cafayate. En el camino visitamos las ruinas de la ciudad sagrada de los indios Quilmes, asentamiento indígena que habitaba este territorio y resistió tanto la invasión Inca como la española aunque finalmente fueron desterrados por estos últimos y se trasladaron a pie 1600 kms. hacia la zona que ahora se encuentra el barrio bonaerense de Quilmes. Estar en la cima del cerro donde se edificó la ciudad y admirar el paisaje es una sensación única, salvo por el detalle del hotel que construyó un amigo del ex gobernador de la provincia, Don Ramón “Palito” Ortega, el cual sin respetar a los originales dueños de esas tierras plantó semejante estructura con piscina y todo, arruinando la mística del lugar. Actualmente los descendientes de los Quilmes lograron la expropiación de la tierra y organizan visitas guiadas a las ruinas de sus antepasados con una colaboración a voluntad.





En el camino nos encontramos casi por casualidad con un pueblito llamado El Pichao que vive casi exclusivamente de los nogales, en cada casa distribuida aleatoriamente existe un patio con muchos de éstos árboles de varias décadas de antigüedad. Todas las construcciones del poblado son de adobe y sus techos de madera cubiertos con tierra. Esto hace que en algunos ranchitos tengan pastizales de cubierta. Ésta clase de techo con plantas la arquitectura moderna la llama “techos verdes” y es presentada como una novedad… no tanto para los pobladores de El Pichao. También se pueden encontrar entre las pircas que separan las calles varios frutales con los cuales se manufacturan dulces artesanales. Preguntamos en cuatro lugares a ver si nos vendían nueces pero nadie accedió ya que decían que estaban húmedas por las intensas lluvias así que nos pusimos a recolectar de la calle. Resultaron ser un manjar después de que se secaron tres días al solcito.



Cuando llegamos a Cafayate elegimos el camping municipal que se encuentra en la entrada ($10 por persona, muy buena atención y bastante limpio)
Fueron un total de cinco días los que pasamos en esta hermosa ciudad salteña, visitamos la bodega Vasija Secreta pero no llegamos a hacer el recorrido guiado, que poco nos importó por que caímos justo para la degustación. También vendimos muy bien en la plaza, toda gente muy simpática que nos ayudó mucho.
Lo que molestó bastante y complicó varias excursiones que teníamos programadas fue el clima, la lluvia siguió haciéndose presente desbordando ríos causando problemas para llegar a los puntos más representativos de la zona.




Ahora sí amigos, es todo por ahora, ojalá se animen a comentar sus impresiones y tiren ideas o sugerencias sobre que datos del viaje les interesan más, poco a poco vamos a ir contestando los requerimientos.

11 comentarios:

Anónimo dijo...

que lindo es el norte yo fui el año pasado con marce y nos encanto, espero lo hayan disfrutado besotes!!!

Anónimo dijo...

Chicos, qué hermosas fotos! Es la parte mas historica de nuestro pais, y realmente hermosa! Disfrutenlooooooo!!!!! Besos.

Anónimo dijo...

quienes son las ultimas dos personas que comentaron??? jajajaja una es Raitzin segurooooooooooooo
Aime, la mejor foto es con la gran mercedes, que acting por dios!
CHICOS HOY NOS ENTERAMOS QUE CRUZAN PARA BOLIVIA, BUE... AHORA SI QUE SE FUERON... MUCHA PERO MUCHA SUERTEEEEEEEEEEEEEEEEE!!! LOS QUIERO Y EXTRAÑO MUCHO!!! ESPERO QUE EL CARIBE NOS VUELVA A ENCONTRAR fuaaaaaaaaaaaa te eimaginas??? BESOS

Silvinisima =)

Anónimo dijo...

Muy buenos comentarios y excelentes fotos. Sigan que van bien! ahora la Bestita se está portando! Los hizo renegar un poco, pero es de fierro!! Por ahora, yo con la mia estoy en la parte de renegar. Ya me va a tocar la de ver que es de fierro. Exitos gente y sigan para adelante. Walter

Viajes Viajando dijo...

Buenas!!! Hermoso el Norte! sus lugares , su gente, su cultura.....distinto a todo! Que lastima no haberlos cruzado en el camino! Estuve hasta hace pocos dias de viaje por alla! No se pierdan las Salinas ni Iruya!
Saludos desde Berazategui (BS.AS).
Gabriel. Un nuevo seguidor del blog. Ya los pongo en mis Link!
Buena Ruta!!!!Buen Viaje!! Buena Vida!!

Anónimo dijo...

Buenisimas las fotos!! sigan disfrutando del viaje!!!!
Un beso grande pàra los dos y saludos desde BAhia!
Mai

Anónimo dijo...

Hola chicos! que "BELLA" idea, la de este viaje, FELICITACIONES!!! cuenten a cerca de los rincones no promocionados, y que suelen estar buenos para conocer. Los vamos a seguir desde aca Ezpeleta! sera una manera de viajar con ustedes. Un abrazo!!

Anónimo dijo...

Chicueloooosss!!!! Que lindas fotooos!! Nosotros seguimos en Montañita, la semana que viene a Colombiaa!! Te extraño Aimechiin!!
Besos y Risas
Anita y Agus...

Anónimo dijo...

Hola NArigon Soy chachi!--- Te felicito por el viaje!!!! Suerte y desde aca te seguimos..!! Saludos!!

Anónimo dijo...

ES HERMOSO EL NORTE, NO HAY NADA CON QUE COMPARARLO.
Y en la foto que tenes del jueve de comadres, es mi tio :)
Orgullosa de tener mis raices alli :)
SALUDOS

La wichod dijo...

hola hace un mes que volví del mismo camino que han hecho uds. Viajé a Cba capital y volví por las termas de Rio Hondo, evité la ciudad de San Miguel de Tucuman y estuve por los valles Kalchaquíes como uds. La diferencia es que yo vivo en Jujuy asi que aproveché para visitar tambien parte del Dique Cabra Corral y la ciudad de Salta. Yo viajo en auto y como voy con mi mamá no acampamos pero si dispusiera del tiempo iria caminando y en carpa sin problema je.

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO