Maravillas bolivianas


Ver uyuni en un mapa más grande
Nota: La ruta de Uyuni a Potosí que está marcada no la realizamos pero el google maps no reconoce la ruta de Tupiza a Potosí que es la que verdaderamente transitamos y está en construcción.

El 18 de marzo de 2011 nos fuimos de Villazón ya que las ciudades fronterizas no tienen buena fama, sólo cambiamos pesos argentinos por pesos bolivianos a 1,62 (dato importante: en La Quiaca no hay casas de cambio, sí o sí hay que cruzar a Bolivia para conseguir la moneda de este país) y compramos un mapa ya que no teníamos los mapas de Bolivia en el gps.
El destino era Tupiza, una pequeña ciudad en el sur boliviano. La carretera desde Villazón a Tupiza está en construcción, en realidad es una ruta principal que une Villazón y Potosí mucho más al norte y está prácticamente lista, lo único que falta son algunos puentes por eso hay varios desvíos casi sin señalizar, de todas maneras es notable la obra que se está realizando.



A Tupiza llegamos medio tarde así que preguntamos en una estación de servicio para dormir, los cuales muy amablemente accedieron e inclusive nos dejaban usar el baño. Estacionamos la Besta en el fondo del terreno detrás de la estación y nos fuimos en búsqueda de algo para cenar. Cuando volvimos entrada la noche, nos percatamos que habían soltado a Campeón, el ovejero alemán cruza con Tiranosaurio Rex que cuidaba el lugar. El dueño no estaba y el empleado no quería acompañarnos hasta la camioneta ya que Campeón ya lo había querido morder con anterioridad. Conclusión: estábamos en la playa de la estación y la Besta a 40 mts usurpada por un perro. Teníamos mucho sueño por el largo viaje y no sabíamos que hacer, por suerte apareció otro de los dueños y pudimos al fin acceder a nuestra casita rodante, eso sí, ni bajarse para ir al baño.
El 19 de marzo del 2011 averiguando como salir de Tupiza a Potosí caímos en una empresa que realizaba un tour más que interesante de 4 días incluyendo el salar de Uyuni, un parque nacional con geisers y varias lagunas de diferentes colores. En seguida surgió la idea de hacer el recorrido en la Besta, pero averiguando más era imposible transitar con nuestro móvil esos caminos, además que el costo del gasoil sería más alto que el valor del tour para los dos. En Bolivia el diesel cuesta la mitad aproximadamente que en Argentina (2,30 pesos argentinos el litro) pero al estar a menos de 100 kms de la frontera y ser extranjeros debíamos pagar el doble. Tampoco queríamos arriesgar a la camioneta en el salar ya que el óxido avanza muy rápido, por todo esto es que decidimos hacer un gran esfuerzo y contratar el tour. Un tal Freddy de la agencia Valle Hermoso nos convenció y al otro día saldríamos con una pareja de ingleses y otra persona más a bordo de una supercamioneta a hacer el recorrido de cuatro días y tres noches. A la mañana siguiente a las 8:30 en punto estábamos en el lugar listos para partir, el tiempo pasaba y nadie aparecía, después nos percatamos que no habíamos hecho el cambio de hora y era re temprano, cosas que pasan. El tema es que a la hora acordada el tal Freddy nos dice que no vamos a poder salir porque los ingleses le fallaron, le dijimos de salir igual pero no le convencía, nos ofreció de salir al otro día y alojarnos en su hostel esa noche gratis, cosa que nos vino bien para cargar las pilas, ducharnos y ver algunas pelis, en definitiva hacer un poco de vida civilizada.
A la mañana siguiente estaba todo listo, al final partimos al tour con tres israelíes, una cocinera y un chofer que piloteaba una Toyota Land Cruiser bastante viejita. El camino era terrible, cornisa, pozos, piedras y un sendero muy angosto, no habíamos hecho 30 kms. cuando sentimos un ruido muy fuerte, la camioneta se inclinó para la derecha y se frenó. Una rueda se había salido, se cortaron los seis tornillos que la agarraban y se habían volado la llanta y la campana de frenos integras.



El susto fue muy grande, por suerte fue la rueda trasera derecha y la camioneta no se inclinó para la cornisa. Nos bajamos y no entendíamos nada, como podían salir tours con camionetas en tan mal estado, los bulones de la rueda estaban oxidados. Encima la llanta no aparecía así que todos a buscarla, recién apareció a unos 50 mts del lugar, la campana de frenos también quedó bastante lejos. Cuando le pedimos al chofer de volver en otra camioneta nos dijo que no tenía comunicación, así que arreglaron la rueda colocándole cinco tornillos y tuercas de los dos lados y dijeron que íbamos a continuar el tour a lo que nos negamos rotundamente, el chofer insistía y hasta nos insultó, lo cual hizo que decidamos volvernos caminando. Encima no quería entregarnos la mochila, una situación por demás ridícula. Al final accedió a llevarnos de vuelta a Tupiza en la misma camioneta. Cuando llegamos a la agencia de Freddy le dijimos lo que pasó y nos dijo que “son cosas que pasan”, que no seamos llorones por que en Argentina también se salían las ruedas de los transportes y bla bla bla, al no creer lo ridículo de la situación le pedimos que nos devuelva el dinero del frustrado tour a lo cual se negó y prácticamente nos hecho de la agencia. Estábamos sin palabras, muy sorprendidos e indignados, así que averiguando en los distintos entes públicos del pueblo dimos con la Policía Turística. Una mujer policía encargada de los asuntos turísticos nos acompaño hasta la agencia y pudimos recuperar parte del dinero, de todas maneras una parte se la quedó Freddy argumentando que unos kilómetros ya habíamos recorrido. Para que no tengan la pésima experiencia que tuvimos nosotros les dejamos los datos de la agencia:

Hostal Valle Hermoso Tupiza

Av. Pedro Arraya 478 / Tupiza-Bolivia / Phone/Fax (591) 26942592 - 26942370
Email: info@vallehermosotours.com


Ese mismo día nos encontramos con una pareja de argentinos que pretenden llegar a Colombia de mochileros y nos conocimos en Purmamarca. Glenda y Guido nos dijeron que salían en dos horas en tren a Uyuni para hacer la excursión al salar. Como ya no teníamos nada que hacer en Tupiza decidimos acompañarlos, guardamos a la Besta en una cochera muy económica, no armamos mochila ya que la teníamos hecha del tour frustrado y llegamos a tiempo a la estación de trenes listos para salir.
Tema aparte es el excelente servicio de trenes que hay en esta parte de Bolivia, extrema limpieza, puntualidad y excelentes unidades. Los vagones no están grafiteados por fuera ni por dentro, una persona pasa limpiando los pasillos constantemente, todos los vidrios en su lugar, andan las luces de lectura y se reclinan los asientos. El trayecto de Tupiza a Uyuni es de unos 150 kms. y el precio del pasaje en clase Salón (intermedio) es de 36 pesos bolivianos, unos 5 dólares aproximadamente.
Llegamos al pueblo de Uyuni ya muy compinches con los nuevos amigos y nos alojamos los 4 en “El Chavito”, un hostel que está en frente de la estación de trenes, muy económico y bastante bueno.
El 22 de marzo averiguando por los tours adquirimos uno de tres días muy similar al que hubiéramos hecho en Tupiza si no ocurría lo de la rueda voladora, pero a mitad de precio y con más beneficios. Así que partimos esa misma mañana a la aventura con Glenda y Guido, dos chicas de Brasil, el Chofer y la Cocinera. La camioneta se veía mucho mejor preparada para la travesía y esta vez no nos equivocamos.
La primer parada fue en el cementerio de trenes en las afueras de Uyuni, esas locomotoras a vapor tiraban de vagones repletos de minerales que se iban al exterior.



Luego fuimos directo al salar más grande del mundo, el salar de Uyuni. Como había llovido mucho teníamos unos cinco centímetros de agua sobre el salar, cosa que no frenó a la camioneta para avanzar hasta el hotel de sal unos kilómetros adentro. Ese trayecto lo hicimos en el techo de la camioneta, fue algo indescriptible, toda la superficie parecía un espejo perfecto.



Paramos unos metros antes del hotel a sacar unas fotos y a caminar sobre el particular terreno. Es una sensación única imposible de transmitir por medio de la redacción, admirar el suelo perfectamente blanco y espejado hasta el horizonte en contraste con el cielo más azul y el sol más radiante que jamás hayamos visto es algo insuperable.



Almorzamos en un hotel de sal literalmente hablando, la construcción está íntegramente hecha con ladrillos de sal, las mesas, sillas, camas, roperos, etc son de sal. La sal sin procesar es muy parecida a un bloque, dura como el cemento.



Lino, el guía, nos contaba que el verdadero tesoro está abajo del salar, a pocos metros de profundidad se encuentra la mayor reserva de litio del mundo. El litio se utiliza en baterías ya que tiene la propiedad de acumular grandes cantidades de electricidad en poco volumen. Para ser mas gráficos, toda la electricidad “que cabe” en una batería de un automóvil puede ser almacenada en una batería de litio del tamaño de una caja de fósforos. Los automóviles eléctricos del futuro van a funcionar con baterías de litio ya que son mucho más livianas, además las notebooks y demás elementos tecnológicos acumulan energía en baterías del litio. De ahí el interés de las principales marcas de autos por el salar de Uyuni. En Bolivia ya funciona una planta de extracción del litio con parte de su capital del Estado, el presidente Evo Morales manifestó varias veces el carácter estratégico del salar y del litio. En Chile y en nuestro país también existen grandes salares con litio debajo de su superficie pero la japonesa Toyota ya adquirió la mayoría, parece que para los dirigentes chilenos y argentinos no es de mucha importancia el recurso o algo habrán ganado con su venta.
Pero volviendo a lo estrictamente referido al tour dejamos el salar con una sensación de que era uno de los puntos del viaje que no vamos a olvidar jamás.



A la noche cenamos en San Juan, un pequeño poblado en donde también hay un hotel hecho con sal y donde pasamos la noche, una de las más raras del viaje. El piso estaba todo cubierto de sal gruesa y hasta se podía andar descalzo. Acá también cama, mesas y sillas eran de sal. Tanta salinidad era cortada por la dulzura de Adela, la cocinera que nos preparó una cena genial y directo a la cama.



A la mañana siguiente pudimos conocer una plantación de quinua. La planta es muy linda y colorida. Bolivia tiene las condiciones climáticas óptimas para ese cultivo y el precio de la semilla viene en aumento ya que posee proteínas vegetales como la soja, aunque no se utilizan herbicidas tóxicos para su cultivo, todo se hace de manera orgánica y con excelentes rindes.



Atravesamos el desierto del Siloli admirando llamas, vicuñas y hasta curiosas vizcachas.



Llegamos al árbol de piedra, esculpido perfectamente por el viento parece que se va a caer en cualquier momento.



En esta zona desértica es muy común ver el contraste del árido terreno con un fondo de picos nevados.



Luego de pasar por varias lagunas paramos en uno de los puntos más importantes del tour que es la Laguna Colorada. La particular pigmentación de ésta se debe a la presencia de microorganismos y su color es más intenso cuando más viento y sol hay.



También existen grandes cantidades de bórax utilizado para la fabricación de lavandina y tres razas distintas de flamencos que habitan permanentemente la zona. La Laguna Colorada fue postulada por Bolivia para ser una de las nuevas siete maravillas del mundo.



El 24 de marzo amanecimos a las 4:30 de la mañana para admirar la salida del sol en los geisers. La verdad es que valió la pena el esfuerzo y el frío que pasamos, se congelaron hasta los vidrios de la camioneta, pero una vez que llegamos nos olvidamos de todo. El vapor con azufre que brota de los huecos en la tierra sale bastante caliente y con gran presión.



Además se puede ver de cerca como hierve el azufre formando burbujas que explotan constantemente dando la impresión de que uno está en otro planeta.



Este punto fue el de mayor altitud en el recorrido llegando a más de 5000 mts. sobre el nivel del mar.
Seguimos rumbo hacia la Laguna Verde que al igual que la Colorada se puede apreciar cuando el viento y el sol son intensos, pero justo ese día la brisa era muy suave, de todas maneras el reflejo del volcán en el agua era hermoso.



Por último llegamos a las termas naturales para darnos un baño relajante, si bien afuera hace bastante frío el agua está a una temperatura más que agradable.



Fue acá donde la super cámara acuática que llevábamos por esas cosas del destino dejó de ser acuática y se arruinó, por suerte no perdimos las fotos aunque la máquina fotográfica no creemos que sirva más.
De todas maneras el tour va a ser algo que nunca vamos a olvidar y lo recomendamos muchísimo. Les dejamos los datos de la empresa por si alguna vez tienen la oportunidad de hacerlo.

EMPEXSA:
Av. Ferroviaria, lado hotel Avenida
Phone/Fax: (591 - 2) 6932348 Cel: 72413728
E-mails: expedicion_empexsa@hotmail.com
maritza017@hotmail.com


El 26 de marzo salimos en tren para Tupiza otra vez también con un excelente servicio y aunque llegamos a las 4 de la mañana pudimos entrar al estacionamiento a reencontrarnos con la Besta y dormir en ella, ya nos veíamos haciendo tiempo hasta las 8 de la mañana esperando que abriera la cochera, por suerte no fue así.
Ese mediodía partimos para Cotagaita y al otro día después de un viaje complicado por la altura y el granizo llegamos a Potosí.

En la próxima actualización les contamos que impresión nos deja una de las ciudades más famosas de Sudamérica y la más alta del mundo según dicen.

Muchos cariños a todos y gracias por los comentarios de apoyo, son muy valiosos para nosotros.

10 comentarios:

Anónimo dijo...

las fotos impresionantes como siempre, lastima que la camra se hizo poncho, compren una rapido!

Silvinima =)

Anónimo dijo...

guiilleee¡¡¡ aime¡¡¡ ke geniales¡ fotos¡¡¡¡¡.........me alegra ke lo esten disfrutando¡..supongo en algun punto nos vamos a encontrar¡..je..pasame de algun modo su cel ya ke robaron el mio y perdi la agenda...yo mantengo la misma linea¡..un abrazo gigante¡¡¡ choko¡¡¡

felisacarmona@hotmail.com dijo...

ESTOY VIAJANDO CON USTEDES.BUENISIMO .ADEMAS MUY BUENO EL DETALLE DE LAS REFERENCIAS,MUY BUENAS LAS FOTOS Y MUY CLARO Y AMPLIO EL COMENTARIO. FUERZA Y UN FUERTE ABRAZO. FELISA DE TORNQUIST

Anónimo dijo...

que buenos lugares guille! al final no los cruzo en Perú... me volví hace 10 días!
disfruten, está barbaro el viaje =)
pau (arraial)

Anónimo dijo...

Chicos, los sigo desde el Valle.Me encantan sus relatos personales y apreciaciones sobre cada lugar al que visitan. ojalá puedan cumplir su sueño llegando a Alaska.

Anónimo dijo...

Guillote!! que paisajes! muy lindo todo. Martin.

Anónimo dijo...

Chicos, los felicito hermoso todo, y una gran experiencia.
Nos encanta
Chino y flia.

Anónimo dijo...

La verdad es que este viaje asombra al màs imaginativo de los cerebros... es cierto que existen otros mundos con cosas realmente sorprendentes. pero nuestro planeta no tiene nada que envidiarles, en absoluto ! Me alegra muchìsimo que cumplan este sueño, que sin dudas pasarà a la posteridad en su momento. Podràn escribir un libro, con fotos y datos ùtiles. Por eso les recomiento no poner toda la carne al asador ahora. Y, màs grande serà mi alegrìa al momento del reencuentro !!! y nuestro orgullo no tendrà fin..... Willy Polvoron.

Anónimo dijo...

Chicos! q increíbles los lugares q han visitado..vamos viajando con udes!! sigan disfrutando de tan asombrosos paisajes.. besos!!
Martín, Lola y Lu.

Anónimo dijo...

hola muchachos soy elpana de ecuador qu e se encontraron en la gasolinera me gustaria saber mas de ustedes quede muy interezado muy buena fotos mi correo es elperdido89@hotmail.com estoy esperando su respuesta no encuentro donde inscribirme

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO