Camping libre en el Tronador


Ver ventisquero negro - cerro tronador en un mapa ampliado


Varias horas después de que cante el gallo salimos por la ruta nacional 40 que transita por el sur de Bariloche para acampar cerca del Cerro Tronador, en el límite con Chile.
En el cruce con la ruta provincial 81 seguimos unos kms mas por un asfalto en excelente estado y bien señalizado hasta un camino de tierra a mano derecha donde encontramos la entrada (hay que estar atento o se pasa de largo, el cartel está muy sobre el ingreso).
Una vez en el camino de tierra, se transitan unos 36 kms de ripio con subidas, bajadas y varias curvas agregando el precipicio que da al lago Mascardi, trayecto muy interesante en cuanto a vistas. Se debe circular a no más de 40 kms por hora y hay horarios de tránsito en una sola dirección los cuales se deben respetar ya que en varios lugares no pasan dos vehículos a la vez.



Tip de viaje: el ingreso al Parque Nacional Nahuel Huapi sale 40 pesos por persona pero siendo universitario se paga 5 (aunque se olviden el comprobante).

Después de este trayecto llegamos al puesto de Gendarmería, la hostería Pampa Linda y 2 campings (uno organizado y el otro agreste). Como el precio de semejante hostería estaba lejos del planificado para nuestro gasto diario y el del camping organizado también, preguntamos por el agreste; éste estaba cerrado por que todavía no era temporada alta pero unos lugareños nos dijeron que nos podíamos quedar igual ya que la tranquera estaba abierta. Felices pasamos y nos encontramos con un lugar hermoso, elegimos estacionar al costado del arroyo en un sitio con el césped cortado por caballos los cuales lo habían dejado perfecto, mucho mejor que cortado con una máquina, buenos jardineros resultaron los amigos equinos.
No teníamos luz, ni baño, ni ducha, pero la Besta está equipada para todo eso así que no era problema.
Y sin pensarlo dos veces salimos para el Ventisquero Negro, formación montañosa que posee una gran masa de hielo coloreado con tierra negra a la cual accedimos manejando unos 7 kms por ripio en buen estado. En el mirador es increíble como baja la temperatura cuando el viento sopla arrastrando el frío del hielo.




Luego nos dirigimos a la base del Cerro Tronador, volcán inactivo de 3491 mts. sobre el nivel del mar, en esta época los deshielos son frecuentes y se escuchaba a varios kms de distancia como crujía el cerro con cada desprendimiento haciendo honor a su nombre.
Hicimos el primer intento de vender artesanías mientras merendabamos pero no hubo suerte, poca gente y ya se habían gastado toda la plata parece.
La visita la recomendamos mucho, hay proveeduría, baños limpios y estacionamiento gratuito.



De vuelta al camping desplegamos la carpa, lavamos ropa en el río y prendimos el fueguito hasta la noche.




El jueves 16 de diciembre amanecimos con la camioneta rodeada de caballos, aguiluchos y tordos, todos parecían curiosos por los intrusos. Desayunamos y salimos de excursión nuevamente, esta vez ibamos a caminar bastante para llegar al Glaciar Castaño Overa, travesía a pie por la montaña con un sendero señalizado y muy lindo que se va internando cada vez mas en el tupido bosque. El recorrido nos tomó 4 horas y media ida y vuelta.
A diferencia de otros glaciares, el Castaño Overa no se encuentra al margen de un espejo de agua sino que esta suspendido entre 2 montañas y parece que se va a derrumbar todo en cualquier momento, hay varias cascadas en el lugar fruto del deshielo y para no ser menos presenta un vista que deja boquiabierto a cualquiera.











Pasamos la noche más lluviosa de lo que va del viaje, un verdadero aguacero cayó el cual hizo mas agradable el noni, y las cumbres más altas se cubrieron de nieve, pero con las bolsas de dormir no sentimos para nada el frío.

El último día en la zona fuimos al Mirador del Valle, tardamos una hora y media en trepar hasta la cima atravesando el bosque. La sensación de estar en medio de semejante vegetación, la humedad y el verdadero perfume a bosque (muy diferente al que nos venden en los desodorantes de ambiente) hace de la travesía una experiencia hermosa.
Recomendamos hacer esta visita primero ya que se puede apreciar la totalidad de la zona y entender como es la geografía de este valle, como fluye el río y donde se está ubicado el cerro Tronador. No ponemos fotos así tienen excusa para ir a conocer el lugar!



Volvemos muy contentos, desarmamos el campamento y bajamos a la hora permitida (entre las 16 y las 18 hs) directo para Bariloche otra vez a la casa de Alfredo, preparamos otras dos docenas de empanadas caseritas y nos acostamos sin antes aprovechar para jugar otra vez con Mateo que ya lo extrañábamos.

7 comentarios:

Anónimo dijo...

Impresionante el videito del glaciar Castaño Overa! Mrs Nora

Anónimo dijo...

ESPECTACULARES LAS VISTAS!!!

SILVINISIMA =)

marcos (gatius jaja) dijo...

es increible ese lugar ... que ganas de ir q tengoo!
sigan asi q van re bien!! toda la mejor suerte chicos!
un saludo!

Anónimo dijo...

seguimos disfrutando vuestro paseo nosotros tambien. Lindo el sur argentino no?????

Alf

Anónimo dijo...

Woow que paisajes impresionantes y eso que es aca nomas no me quiero imaginar cuando lleguen a destino... Genial!!

PD: Aimé hay que entregar la facturación de Diciembre! jajajjajajajja

Besos
Beti

Daniel Reynoso dijo...

No tiene explicación es tan lindo que una foto no explica tanta belleza hay que viajar alli

Daniel Reynoso dijo...

No se puede explicar tanta belleza

Publicar un comentario

en caso de detectar vocabulario indebido o algún tipo de agresión denunciar a aaviajar@gmail.com

para dejarnos un MENSAJE elegir debajo del recuadro, en COMENTAR COMO: la opción ANONIMO